ENTREVISTAS

18.09.2007

Ébola: sin antídoto ni cura, todo el énfasis se pone en aislar a los infectados

Armand Sprecher es un doctor de MSF especializado en fiebres hemorrágicas como el Ébola y el Marburg. Actualmente asesora a MSF en la lucha contra el Ébola en la provincia de Kasai Oeste, RDC. En la siguiente entrevista, describe esta enfermedad y las medidas tomadas para controlar el brote

© MSF

Dr. Armand Sprecher, ¿qué es Ébola?
El Ébola fue descubierto en 1976 en Zaire y en Sudán. Es una enfermedad vírica. Han habido epidemias periódicas de Ébola y Marburg en África Central en los últimos 30 años. MSF ya ha respondido a estos brotes en Gabón, Uganda, República Democrática del Congo (RDC), Congo-Brazzaville, Sudán y Angola.

¿Cuáles son los orígenes de la enfermedad?
Probablemente vive en murciélagos, que son la reserva. Después se transmite a los monos y a los humanos. Entre personas se transmite a través del contacto con fluidos del cuerpo (sangre, vómitos, diarrea...), que ocurre, en gran medida, en el cuidado de los enfermos. Esto significa que en un brote de Ébola, tienden a contagiarse también al personal de salud y a los familiares de los pacientes.

¿Cuáles son los síntomas?
La enfermedad es como la gripe. Empieza con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, y luego la gente vomita y tiene diarrea. Más tarde, en el transcurso de la enfermedad, pueden empezar a perder sangre (en vómitos, diarrea, de la nariz, y en las encías). Hasta el 90% de la gente que tiene la enfermedad se morirá.

¿Que importancia tienen estas fiebres hemorrágicas en cuanto a salud pública?
En la historia del Ébola y el Marburg hay constancia de unas 2.000 muertes, que en comparación con malaria es menos del número de personas que morirán en un día. Así que esta enfermedad está limitada en cuando a la salud pública del país pero es extremadamente significante por el gran riesgo que puede representar para la población afectada.

¿Hay tratamiento para el Ébola?
No hay antídoto ni tratamiento para la enfermedad, por lo que el cuidado que ofrecemos es de apoyo y paliativo. La mayoría de nuestros esfuerzos se centran en controlar el brote, que se consigue detectando a los enfermos y aislándoles del resto de la población. Esto es lo que hacemos ahora en la provincia de Kasai Oeste.