NOTICIAS

25.03.2011

Somalia: MSF suspende sus operaciones en el área de la Medina de Mogadiscio

Tras dos ataques consecutivos con granadas de mano contra instalaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) en la capital somalí, la organización ha decidido suspender indefinidamente sus actividades médicas en la zona de la Medina de Mogadiscio Sur.

Mogadiscio, Somalia, 2008 © Jehad Nga

Tras casi dos meses de operaciones en la Medina, MSF ha sufrido dos ataques consecutivos con granadas contra sus instalaciones en el distrito de Wadajir en menos de una semana. En el segundo incidente, dos guardas del recinto sufrieron heridas de poca gravedad. “MSF lo considera un incidente grave, ya que los ataques iban dirigidos directamente contra nuestras instalaciones con el objetivo de provocar importantes daños humanos y materiales a la organización. Como resultado, todas las actividades de MSF en la Medina se han suspendido de inmediato y por tiempo indefinido” declara Joachim Delville, coordinador general de los proyectos de MSF en Somalia.


MSF reafirma su compromiso con los pacientes somalíes y las comunidades locales, pero insiste en que no puede continuar su trabajo sin unas mínimas garantías de seguridad para su personal y sus pacientes. “Tras estos incidentes, tenemos que reevaluar junto con las autoridades y comunidades locales si todavía pueden garantizarse unas condiciones de seguridad aceptables”, destaca Delville. “MSF pide a todas las partes en conflicto que respeten a los civiles y garanticen el acceso seguro de los trabajadores humanitarios a la población más necesitada en Somalia”.


La situación de las personas que carecen de alternativas para encontrar atención médica gratuita en la zona, especialmente niños desnutridos, es la principal preocupación de la organización. “Actualmente, de los 414 niños registrados en nuestro programa, 59 padecen desnutrición severa y corren el riesgo de empeorar sin el apropiado tratamiento nutricional”, afirma Delville. Los planes de expansión, con la apertura en el barrio de Wadajir de una segunda estructura de salud que permitiría ingresar a niños gravemente desnutridos, también tendrán que demorarse.


MSF abrió el ahora clausurado centro de salud del barrio de Dharkenley, en el área de la Medina de Mogadiscio Sur, a finales de enero. Allí ofrecía servicios médicos tanto a la población residente como a los desplazados. En sus primeros dos meses de actividad, MSF atendió a 3.217 niños, un 60% de los cuales eran menores de 5 años. De ellos, 856 niños fueron admitidos en el programa nutricional.

 


MSF ha trabajado ininterrumpidamente en Somalia desde 1991 y actualmente ofrece atención médica gratuita en ocho regiones del sur y del centro de Somalia. Más de 1.300 trabajadores somalíes, apoyados por otros 100 en Nairobi, prestan servicios de atención primaria, nutrición, cirugía y hacen distribuciones de agua y otros artículos de primera necesidad entre los desplazados. MSF no acepta fondos de ningún gobierno para sus proyectos en Somalia, todos sus fondos provienen de donantes privados.