NOTICIAS

27.04.2012

La estación de lluvias en Haití reactiva el cólera en Puerto Príncipe y Léogâne

Con la llegada de la estación de lluvias a Haití, Médicos Sin Fronteras (MSF) constata un aumento del número de pacientes de cólera. En menos de un mes, el número de admisiones se ha más que triplicado en los centros de tratamiento de la organización en las ciudades de Puerto Príncipe y Léogâne.

Centro de tratamiento de cólera de Martissant, Puerto Príncipe, Haití. Abril 2012 © Mathieu Fortoul/MSF

De nuevo, cada día llegan pacientes a los centros de tratamiento de cólera (CTC) de MSF en Haití. Marie ingresó el 16 de abril en el centro de Martissant de la capital haitiana: “Tenía muchos vómitos y diarrea. Y enseguida perdí el conocimiento. Un familiar me trajo aquí porque es el centro más cercano a donde yo vivo. Los médicos me dijeron que tenía cólera y que estaba deshidratada”. Como Marie, otras 134 personas acudieron a MSF en Martissant entre el 16 y el 23 de abril, y cerca de 400 en total a los diferentes CTC de la organización en Puerto Príncipe y la ciudad de Léogâne, al oeste de la capital.

Para hacer frente a esta nueva afluencia de pacientes, MSF ha tenido que reabrir un CTC en Carrefour, en la parte sur de la capital, para que los de Martissant, Delmas y Drouillard, más cerca del centro y el norte de la ciudad, no se saturasen. A través de diferentes estructuras, MSF dispone de momento de más de 200 camas en Puerto Príncipe y de 45 en Léogâne para tratar exclusivamente a personas afectadas por el cólera, y está preparada para abrir otros centros en función de la evolución del actual brote.

“El cólera es una enfermedad fácil de tratar, pero es imperativo que los pacientes tengan acceso a centros de tratamiento especializados para que puedan ser ingresados lo antes posible nada más aparezcan los primeros síntomas. Sin tratamiento, la enfermedad puede ser mortal en pocas horas” explica la Dra. Sophie Duterme, coordinadora médica de MSF en Haití. Y añade:“El tratamiento consiste en una simple rehidratación por vía oral o intravenosa, con una terapia antibiótica para los casos más graves. Pero redoblar las precauciones en materia de higiene y beber agua desinfectada sigue siendo la mejor forma de protección”. Desde que se identificaron los primeros casos en octubre de 2010, más de 500.000 haitianos han contraído el cólera en Haití[1].

En un país donde el acceso a agua potable y a letrinas es totalmente insuficiente, el cólera se beneficia de un perfecto campo de cultivo. La llegada de la estación de  lluvias favorece, además de la propagación de la enfermedad, la inundación de los sistemas de suministro de agua y saneamiento. “Las cloacas de mi barrio se han desbordado y vivimos en medio de la suciedad, sin agua limpia ni jabón”, añade Marie.“Sabía que corría el riesgo de contraer el cólera, pero no tenía otra elección”. Es por ello que simultáneamente al tratamiento de los pacientes, MSF sigue animando a las autoridades sanitarias haitianas y a sus contrapartes internacionales a distribuir agua desinfectada y jabón, y a instalar y mantener letrinas para asegurar unas buenas prácticas de higiene y evitar así la propagación de la epidemia.


[1] Desde que se declaró el cólera en Haití en octubre de 2010, la enfermedad ha matado a más de 7.000 personas de entre unos 500.000 casos reportados (sobre un 5% de la población). Nada más confirmarse los primeros casos, MSF lanzó una operación sin precedentes en todo el país, tratando a más de un 30% del número total de personas afectadas por la epidemia.