Back to top
30.08.2013

16.000 personas en la República Democrática del Congo son examinadas para detectar la enfermedad del sueño

La organización médico-humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) acaba de finalizar un proyecto de seis meses de duración para combatir la enfermedad del sueño en la Republica Democrática del Congo, durante el cual 16.000 personas han sido examinadas para detectar la enfermedad. Los resultados muestran una baja prevalencia de la enfermedad en la zona de Bili, al norte de la región Oriental, donde no se encontraron casos parasitológicos en las personas examinadas.

-A A +A

La enfermedad del sueño, o Tripanosomiasis Humana Africana (THA) es una enfermedad parasitaria que afecta a partes del África Central y del Oeste y se transmite a través de la picadura de la mosca tse tse. Si no se trata, esta enfermedad tropical olvidada es mortal. El 80% de los casos reportados proceden de RDC y la Provincia Oriental, donde se está realizando la operación de detección, se considera una de las áreas más activas de todo el mundo.

De marzo de 2013 a agosto de 2013, el equipo viajó cientos de kilómetros para cubrir aldeas en los dos distritos de Haut y Bas Uele, con elevadas tasas de enfermedad del sueño. El proyecto supuso una serie de retos logísticos incluidas semanas de viaje en moto transportando un laboratorio portátil con microscopios y centrifugadoras a través de densos bosques para llegar a las personas en las zonas más remotas. Se llevaron a cabo campañas de sensibilización en las comunidades antes para animar a las personas a acudir a los puntos donde se iba a realizar la actividad de detección.

“Más allá de la logística, asegurarse de que teníamos una buena cobertura fue todo un reto. Para muchos, especialmente los agricultores y los pescadores, venir a examinarse significaba quedarse en la ciudad durante el día en lugar de salir a trabajar. Era muy importante sensibilizar a este grupo porque los agricultores y los pescadores son las personas más expuestas a las moscas tse tse, que se concentran en los ríos y las zonas de cultivo.,” explica el técnico de laboratorio de MSF, Barrie Rooney.

Aunque el proyecto se centró principalmente en la enfermedad del sueño, el equipo también quería contribuir a tratar otras enfermedades que supusiesen una amenaza para la salud. Para conseguir ser aceptados por la población, y llenar el vacío en materia de atención sanitaria en la región, se abrió una sala de urgencias con cinco camas en el hospital de Bili durante el tiempo que MSF trabajó en la región. 94 personas fueron admitidas y tratadas. Y, como la malaria es endémica en la zona, los equipos de MSF también realizaron pruebas a nivel ambulatorio, y visitaron y trataron a las personas afectadas por la enfermedad en el hospital local de Bili. Durante la detección activa de la THA las mujeres embarazadas y los niños menores de cinco años fueron sometidos a pruebas de detección de la enfermedad. Los pacientes a quienes se les diagnosticaron formas severas o complicadas de malaria fueron referidos al hospital en Bili. En total, los equipos de MSF sometieron a 4.309 personas a la prueba de la malaria. Un 77% de los menores de cinco años dieron positivo, así como el 69% de los mayores de cinco años.

“El objetivo del equipo era ir allí donde nadie más iba para diagnosticar y tratar la enfermedad del sueño. Y aunque para los habitantes de la ciudad de Bilis los resultados fueron muy buenos pues no se detectó ningún caso, sabemos que sigue habiendo personas que mueren de la enfermedad y nuestra meta es seguir encontrándoles y tratándoles”, afirma la Dra. Katharina Totz de MSF.

MSF se ha implicado activamente en el control y el tratamiento de la enfermedad del sueño durante los últimos 25 años. Hace poco, MSF adoptó un nuevo enfoque para abordar la enfermedad del sueño – el Equipo Móvil de THA. El equipo internacional, compuesto por técnicos de laboratorio, médicos, logistas y coordinadores de proyecto, trabaja junto con médicos, enfermeros, personal de laboratorio y logistas locales así como con trabajadores móviles comunitarios, en países con una elevada prevalencia de enfermedad del sueño para implementar detección activa y tratamiento en las aldeas junto con formación, vigilancia y testimonio. El objetivo es salvar vidas y trabajar junto con los programas nacionales con vistas a eliminar la enfermedad. De momento, el equipo ha trabajado en la República Democrática del Congo, la República Centroafricana, la República del Congo y Sudán del Sur. MSF también juega un importante papel a nivel nacional e internacional abogando por un mayo acceso a diagnóstico y tratamiento así como para mejorar la investigación y desarrollo de esta enfermedad olvidada.

Comentarios