Back to top
07.10.2021

Desplazamiento masivo, inestabilidad y falta de suministros: las necesidades en Afganistán son enormes

Seguimos prestando atención médica muy necesaria en nuestros cinco proyectos en las provincias de Herat, Helmand, Kandahar, Khost y Kunduz, y adaptando nuestros proyectos a medida que la situación evoluciona.

-A A +A

Aunque ahora más personas pueden buscar atención médica sin arriesgarse a realizar peligrosos viajes a través de las líneas del frente, los afganos aún enfrentan una inestabilidad generalizada, un desplazamiento masivo y la interrupción de los servicios básicos, incluida la atención médica. Muchos trabajadores y trabajadoras de salud pública no han recibido su salario en meses y las existencias de suministros y medicamentos esenciales se están agotando o se han agotado.

A lo largo de la agitación en Afganistán este verano, seguimos prestando atención médica muy necesaria en nuestros cinco proyectos en las provincias de Herat, Helmand, Kandahar, Khost y Kunduz. A medida que la situación evoluciona, continuamos adaptando nuestros proyectos para satisfacer las necesidades masivas.

 

Este es nuestro trabajo detallado en Afganistán:

Herat: instalaciones médicas que superan la capacidad

El personal de salud gubernamental y los que trabajan para otras organizaciones en Herat no han recibido salarios durante meses. Muchos miembros del personal del Ministerio de Salud Pública buscan trabajo en clínicas privadas, además de sus trabajos habituales, para llegar a fin de mes.

La tercera ola de COVID-19 va a la baja, pero trabajamos para hacer frente a la inevitable cuarta ola, ya que la cobertura de vacunación sigue siendo baja. Es probable que podamos aumentar la capacidad de nuestro centro de tratamiento de COVID-19 a 100 camas.

Nuestra clínica de alimentación terapéutica para pacientes hospitalizados (ITFC) en el Hospital Regional de Herat se enfrenta a una situación crítica. La instalación se instaló inicialmente con 40 camas, pero para hacer frente al aumento estacional de la desnutrición, instalamos salas temporales en tiendas de campaña al aire libre para aumentar la capacidad a 60. Sin embargo, el número de hospitalizaciones ahora ha alcanzado el 200% de nuestra capacidad de camas. Y es que estamos admitiendo constantemente entre 90 y 100 niños todos los días.

En las afueras de Herat, brindamos atención ambulatoria, tratamiento para enfermedades no transmisibles y servicios de salud sexual y reproductiva en la clínica de Kahdestan. Una vez que terminaron los enfrentamientos, fuimos testigos de un aumento significativo de personas que acudían a la clínica, hasta 400 pacientes por día, en comparación con 300 por día en julio, ya que otros proveedores de atención médica en el área suspendieron sus actividades. Estos números ahora están disminuyendo a medida que otros proveedores regresan y reabren, lo que refleja el ligero aumento en la disponibilidad de servicios de salud.

 

Quirófano del hospital de Boost, Lashkar Gah, Afganistán. Mayo de 2021

Kandahar: clínicas móviles y apoyo continuo para pacientes con tuberculosis

Durante los combates, pudimos seguir nuestra atención a los pacientes ambulatorios con tuberculosis resistente a los medicamentos (TB-DR) proporcionando consultas remotas y reservas de medicamentos para evitar que los pacientes tuvieran que cruzar el frente para acceder a la atención. La atención de la tuberculosis continúa en la actualidad y tenemos una pequeña cantidad de pacientes hospitalizados que reciben tratamiento en nuestro centro. En el Hospital Regional de Mirwais, estamos evaluando a los pacientes para detectar la tuberculosis.

A principios de septiembre de 2021, inauguramos una clínica móvil para personas que viven en asentamientos informales cerca de la frontera con Pakistán, en la ciudad de Spin Boldak. En las últimas dos semanas han brindado 540 consultas, casi la mitad para niños menores de 5 años. La mayoría de las personas presentan infecciones respiratorias, diarrea y problemas gastrointestinales. El 14 de septiembre, se llevaron a cabo actividades de transporte de agua y cloración para ayudar a proporcionar agua limpia.

 

Khost: nuestra maternidad amplía sus criterios de admisión

Nuestro hospital de maternidad Khost se centró anteriormente en el tratamiento de mujeres con partos complicados, pero continúa con sus criterios de admisión ampliados para garantizar que las mujeres embarazadas de toda la provincia de Khost tengan acceso a la atención médica que necesitan para dar a luz de forma segura. Estamos viendo un aumento de pacientes y partos cada semana.

Las clínicas privadas están atendiendo a un número significativamente menor de pacientes que hace un mes, probablemente como resultado del deterioro de la situación económica que hace que el costo de la atención sea prohibitivo.

Apoya ocho centros de salud integrales (CHC) administrados por una organización financiada por el Banco Mundial, que ha suspendido su financiación para Afganistán. Esta falta de financiación significa que las personas que dirigen los CHC no pueden pagar al personal ni comprar medicamentos y suministros. El personal sigue trabajando, pero cada vez es más difícil.

 

Kunduz: escasez de personal y suministros médicos

Continuamos ampliando gradualmente la capacidad del centro de trauma de Kunduz, que abrió antes de lo planeado inicialmente. En su mayoría, vemos personas que resultaron heridas en accidentes de tráfico y personas heridas por los enfrentamientos que tienen complicaciones.

El sistema de salud en Kunduz sigue sometido a tensiones a medida que el personal médico experimentado abandona la provincia, incluidos los altos funcionarios de la administración sanitaria. El personal que permanece no ha cobrado su salario durante varios meses y, a menudo, viene a trabajar solo unas pocas horas al día. Los suministros médicos y logísticos siguen siendo escasos y el principal hospital de referencia regional sigue dependiendo de las donaciones de los pocos actores humanitarios que mantienen alguna presencia en el país.

 

Lashkar Gah: afluencia de pacientes

El hospital de Lashkar Gah sigue muy ocupado y algunos días nuestra sala de emergencias recibe alrededor de 800 pacientes. Las 300 camas para pacientes hospitalizados están llenas. Este elevado número de pacientes se debe en gran parte al hecho de que otras instalaciones no funcionan o apenas funcionan, incluidas las financiadas por el Banco Mundial.

Esto ya fue un problema durante los combates de agosto, pero con la suspensión de la financiación internacional la situación sigue deteriorándose. Otro factor que contribuye a la gran afluencia de pacientes es que las personas que no podían llegar al hospital sin cruzar las líneas del frente ahora pueden acceder a la atención médica de manera más segura.

Nos quedamos en Afganistán