Back to top
04.04.2013

Africanos en Marruecos: la valla de los derechos humanos (por Lali Cambra, comunicación MSF y David Cantero, jefe de misión)

-A A +A

 

Son cerca de medio millar los migrantes subsaharianos que viven en campamentos improvisados en el Gurugú, en Nador, vecina marroquí de Melilla. Malviven bajo los árboles, protegidos por repechos de la montaña, lienzos de plástico les hacen de manta y saco de dormir, fogatas en el suelo para hervir agua y hacer un té. En las mismas condiciones, en campamentos improvisados, en casas abandonadas, medio millar más están a la espera, en la periferia de Nador o en Oujda(frontera con Argelia), de la ocasión para entrar a Europa, por tierra saltando la valla o por mar en un viaje peligroso en balsas de juguete.

Encajonados en el país alauí, sin poder avanzar y sin poder regresar a sus países, los migrantes africanos denuncian el acoso constante de las fuerzas de seguridad marroquíes, la violencia que emplean para impedirles saltar la valla -que hacen extensible a la Guardia Civil-, las deportaciones a la frontera con Argelia y la imposibilidad de trabajar en Marruecos, un país que se ha convertido en un ‘cul de sac’, el destino forzado de hombres y mujeres que miran a Europa porque tiene que haber algo mejor que lo que dejan atrás. Y que lo que viven ahora.

Sigue leyendo esta entrada en el blog de EL PAÍS

Visita 'Atrapados en Marruecos'

Comentarios