Back to top
27.07.2006

Al Tijani in memoriam

El equipo de MSF en Darfur rinde homenaje a nuestro compañero sudanés asesinado en Golo

-A A +A

Una de las pocas cosas que quedaron en Golo tras el enfrentamiento del 25 de enero de 2006 fue el sombrero de nuestro guarda, Al Tijani. Cuando nuestro equipo logró volver a la ciudad, ya vacía, su sombrero yacía en el suelo, frente a la puerta que siempre estuvo a su cargo. El sombrero era una isla muda en un mar negro de sangre seca.

Al Tijani Abdallah Ahmed Khamiss, guarda de MSF España en Golo, fue asesinado mientras cumplía con su deber de vigilancia. En los peores momentos del enfrentamiento, según reportan varios testigos, un grupo de hombres golpeó fuertemente la puerta; cuando Al Tijani la abrió y comprobó que era gente armada, la cerró instintivamente. Un golpe de patada la forzó abruptamente y el Kaláshnikov dictó sentencia. Poco importa que fuera soldado, rebelde o Janjawid, Al Tijani murió en el acto cuando la bala alcanzó su cabeza.

Uno de esos testigos es un asistente médico de MSF. Él, junto con otro guarda de GOAL y sus respectivas familias, habían buscado refugio en la habitación contigua a la de Al Tijani mientras ocurrían estos hechos. Escucharon la llegada de las tropas; el aporrear de la puerta; el intento de cierre; su forzamiento y, finalmente, el disparo maldito.

Recogí su testimonio en Killin, la aldea donde tenemos abierta una de las clínicas, a la que llegó la gran mayoría de los 40.000 habitantes de Golo. Hasta ahora (12 de julio) sólo teníamos fuentes indirectas cuya información ya había recogido el Dr. Kevin Rodgers, miembro del equipo que posicionamos a mediados de marzo en este lugar.

Lo que hoy he recibido viene de primera mano. Leo en su rostro el terror contenido de sus familias paralizadas en la habitación adyacente, sosteniendo la respiración, tal vez acallando los amagos de lloros de los niños. Cuando las tropas marcharon y, juntos, tomaron la decisión de salir de su encierro y abandonar aquella ciudad ya fantasma, todos vieron el cuerpo yaciente de Al Tijani. Tres días después, su hermano (también trabajador de MSF) y algunos familiares retiraron el cuerpo y lo enterraron según la costumbre fur.

Poco o nada podemos hacer por su familia, tres esposas, 11 hijos, decenas de parientes cercanos. La ley sudanesa contempla una ingente indemnización y MSF enviará la correspondiente nota de lamento a la comunidad humanitaria...

Queremos que este artículo sirva, lector, para poner en tu mente y alma que un compañero de MSF España ha sido asesinado. Que ha muerto porque estamos en uno de los escenarios más violentos del mundo. Que esa violencia es al tiempo la que explica nuestra presencia y la que puede acabar con nosotros.

Que Al Tijani, vigilante, estuvo siempre tratando de evitar que eso sucediera.

In memoriam.

Alfonso Verdú Pérez,
Coordinador de Terreno
Jebel Marra

Comentarios