Back to top
01.10.2021

Un año después, unos pocos países se siguen oponiendo a un acceso global a las vacunas de la COVID-19

La UE, Reino Unido, Noruega y Suiza todavía bloquean la histórica propuesta de exención de patentes sobre vacunas, tratamientos, pruebas y otras herramientas médicas que se necesitan urgentemente mientras dure la pandemia. No necesitamos patentes, sino aumentar la producción y el suministro para todo el mundo.

-A A +A

Un año después de que India y Sudáfrica presentaran la propuesta de Exención de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) en la Organización Mundial del Comercio (OMC), Médicos Sin Fronteras denunciamos la implacable oposición a esta histórica iniciativa por parte de un pequeño grupo de miembros de la OMC, entre los que se encuentran la Unión Europea (UE), Reino Unido, Noruega y Suiza.

Presentada por primera vez el 2 de octubre de 2020, la exención de los ADPIC, que ahora cuenta con el apoyo de más de 100 naciones, eximiría de patentes y otros derechos de propiedad intelectual (PI) a las vacunas, tratamientos, pruebas y otras herramientas sanitarias que se necesitan urgentemente para la COVID-19 mientras dure la pandemia, y allanaría el camino para que muchos países aumenten la producción y el suministro de estas herramientas médicas que salvan vidas.

 

La pandemia no se termina hasta que se termine para todas las personas

La Dra. Sharmila Shetty, asesora médica de vacunas de nuestra Campaña de Acceso, denuncia:

"En el año que ha pasado desde que India y Sudáfrica presentaron por primera vez la histórica exención de los ADPIC en un esfuerzo por aumentar el acceso de la población a las herramientas médicas para la COVID-19, trágicamente más de 3,6 millones de personas han muerto a causa de esta enfermedad.

"El mundo ha perdido un año entero en el que se pudieron haber salvado innumerables vidas y se pudo haber aumentado de forma equitativa el acceso mundial sostenible a las herramientas médicas de la COVID-19. Un grupo de gobiernos ha optado por bloquear obstinadamente la exención de los ADPIC desde el principio, y estos son los mismos gobiernos que han almacenado vacunas y terapias para proteger a sus propias poblaciones en lugar de compartirlas.

"Si la mayor parte del mundo, incluyendo a los países en los que trabajamos, sigue teniendo un acceso mínimo a las vacunas, los tratamientos y las pruebas contra la COVID-19, esta pandemia continuará, podrán desarrollarse nuevas y más transmisibles variantes, los sistemas sanitarios colapsarán y más personas sufrirán y morirán.

"La UE, el Reino Unido, Noruega y Suiza deben dejar de obstruir la exención de los ADPIC y apoyar la adopción de un esfuerzo innovador que podría aumentar el acceso a las herramientas médicas de la COVID-19 para todos, en todas partes".

¿Qué es la variante delta del coronavirus?

Producción ininterrumpida y diversidad en el suministro

Además de apoyar la propuesta de exención de los ADPIC, MSF pedimos a los gobiernos que utilicen todas las herramientas legales y políticas para facilitar la producción ininterrumpida y la diversidad en el suministro de herramientas médicas de la COVID-19, incluyendo el pleno uso de las flexibilidades existentes de los ADPIC para salvaguardar la salud pública.

También instamos a todos los gobiernos que tengan suficientes dosis de vacunas COVID-19 a redistribuir inmediatamente las dosis excedentes al mecanismo COVAX; y a los gobiernos de Estados Unidos y Alemania a que presionen a Pfizer-BioNTech y a Moderna para que compartan la tecnología y los conocimientos técnicos de las vacunas de ARNm con los fabricantes de los países de ingresos bajos y medios, y a que todos los gobiernos apoyen el Centro de Transferencia de Tecnología de Vacunas de ARNm de la OMS con apoyo financiero y político.