Back to top
30.04.2008

Colombia: continúan los problemas de acceso a la salud para los desplazados en Soacha

A pesar de que ha habido una mejora significativa del acceso a la salud para la población en situación de desplazamiento, continúan existiendo barreras de acceso sobre todo en el área de salud mental y en casos de violencia sexual

-A A +A

Tras 10 años de intervención, Médicos Sin Fronteras (MSF) cierra su proyecto de acción médico-humanitaria en Soacha después de conseguir su objetivo de mejorar el acceso a los servicios de salud de la población desplazada de este municipio. Durante este tiempo, la organización ha proporcionado servicios de salud tanto a los desplazados como a la población más vulnerable de la zona, puesto que muchos de los problemas que padecen son los mismos. El acto oficial de cierre celebrado el día 30 de abril contó con la presencia de representantes de los desplazados, de la Alcaldía Municipal, la Gobernación de Cundinamarca, contrapartes y miembros de MSF.

Tras la aplicación de la circular de salud para los desplazados por parte de la Gobernación de Cundinamarca, el acceso ha mejorado significativamente, pero continúan existiendo grandes obstáculos.

“Esperamos que otras instituciones públicas repliquen este tipo de medidas en otros municipios, como ya se ha hecho en Bogotá (circular 006 del 2006) y en Soacha, Cundinamarca (30 octubre de 2006). Esto ha mejorado el acceso de los desplazados a la atención sanitaria. Aún así, queda un largo camino por recorrer pues existe un gran vacío en el área de salud mental y de atención integral a víctimas de violencia sexual”, declara David Cantero, coordinador general de MSF España en Colombia.

Los innumerables procedimientos requeridos para acceder a las diferentes ayudas son complicados, lentos y no tienen en cuenta las condiciones en las que llegan los desplazados tras abandonar sus hogares. La complejidad de este sistema no sólo dificulta el acceso de las víctimas a los servicios de salud, sino que también imposibilita una mayor eficacia en la ayuda humanitaria que se les brinda.

Los problemas de seguridad y la desconfianza en los procedimientos de confidencialidad de las bases de datos hacen que algunos desplazados eviten la declaración, lo cual los excluye del sistema de salud. Además, el doble aseguramiento continúa siendo una gran barrera para el acceso a la salud. En muchos casos la población desplazada es orientada a regresar a su lugar de origen y realizar allí su desvinculación, con los peligros que ello conlleva.

A pesar de la alta prevalencia de trastornos mentales en este grupo de población, no existe un compromiso por parte de las entidades del Estado para dar respuesta a esta necesidad. Tampoco hay una atención integral para las víctimas de violencia sexual, aunque el Art. 15 de la ley 360 de 1997 así lo establece. MSF es por lo tanto la única institución en Soacha que proporciona una atención integral en estos casos, que incluye profilaxis del VIH/sida.

Durante los 10 años de actividad, MSF ha realizado más de 100.000 consultas y ha instalado tanques de agua para 2.000 familias. “Finalizamos nuestra intervención directa en Soacha, pero continuamos con el monitoreo de esta problemática”, añade Cantero de MSF.

Médicos Sin Fronteras trabaja desde 1985 junto a la población colombiana para proporcionar atención médico-humanitaria en zonas afectadas por el conflicto armado, epidemias o catástrofes naturales y a población desplazada en 13 departamentos.
Para garantizar su independencia e imparcialidad, MSF trabaja en Colombia con el 100% de fondos privados, no recibiendo dinero para sus acciones de ningún gobierno u organismo internacional.

Comentarios