Back to top
07.02.2006

Continúan las amenazas para el acceso a nuevos medicamentos para el SIDA

Gilead, la única compañía que produce el tenofovir, un antirretroviral necesario en la terapia para el SIDA, no ha cumplido sus promesas de poner el medicamento a disposición de los pacientes de SIDA en muchos países en desarrollo. Los pacientes de más de 90 de estos países aún lo esperan.

-A A +A

Una vez más, los pacientes con VIH/SIDA en necesidad de tratamiento se enfrentan a las consecuencias de la falta de acceso a los antirretrovirales (ARV) de última generación. Cuando no es a causa de retrasos burocráticos en la formulación de los pedidos por parte de las autoridades, como ocurrió en Honduras recientemente (donde MSF se vio en la necesidad de prestar ARV por unos meses para que no se interrumpiera el suministro a los pacientes), son los bloqueos a la posibilidad de registrar versiones genéricas disponibles, además de la falta de voluntad de algunas compañías farmacéuticas que dificultan el acceso de las personas con VIH/SIDA a los medicamentos. Éste es el caso del tenofovir, comercializado con el nombre de Vireadâ, un ARV producido únicamente por la compañía Gilead y registrado desde hace 4 años en Estados Unidos. El tenofovir se ha convertido en una opción muy importante tanto para los pacientes que comienzan la terapia antirretroviral por primera vez, como para aquellos que necesitan acceder a combinaciones de medicamentos más nuevos. Este fármaco tiene la ventaja de causar menos efectos secundarios que los ARV utilizados hasta ahora.

MSF ha mostrado su preocupación al respecto durante la XXIII Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CRIO) que se celebra en Denver (EE UU) durante esta semana, donde se reúnen expertos en SIDA para hablar sobre los avances en el tratamiento de la enfermedad. Hasta ahora, la compañía Gilead Sciences no ha materializado las promesas que anunció en su “Programa de Acceso” al tenofovir hace tres años cuando públicamente se comprometió a garantizar el fármaco a un precio reducido para 68 países en desarrollo, y que luego aumentó a 97. A día de hoy, el Vireadâ sólo está registrado para su uso en seis de estos países. “Gilead ha mostrado con orgullo a médicos y accionistas la eficacia del tenofovir en el tratamiento del SIDA, pero a parte de emitir comunicados de prensa, la compañía ha hecho muy poco para asegurar que el medicamento llegue a quienes lo necesitan en los países en desarrollo”, afirma Alexandra Calmy, especialista en SIDA de la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales, que asiste a la CRIO en Denver esta semana.

Suráfrica: “Si los envíos se retrasan, deberemos enfrentarnos a la dolorosa realidad de vernos obligados a racionar el medicamento”
En Suráfrica, Gilead sólo completó su solicitud de registro en noviembre de 2005, tres años después de anunciar la reducción de precios para países en desarrollo seleccionados. Considerando la media habitual de tiempo que se tarda desde la presentación de la solicitud de registro de medicamentos hasta su aprobación, esto significa que el medicamento probablemente no llegará a los pacientes antes de 2007, cinco años después del anuncio de Gilead.

Para obtener este medicamento que necesitan los pacientes en Suráfrica hoy, los médicos de MSF a cargo de los programas de tratamiento del SIDA se ven obligados a pasar por toda una serie de procedimientos engorrosos, como tener que proporcionar el nombre de cada paciente que necesita el medicamento, para importar el tenofovir directamente de Gilead en California con autorización especial de la legislación surafricana.

“El complicado proceso de solicitud y en particular las dificultades y gastos añadidos de envío desde California significan que la gran mayoría de los pacientes en Suráfrica no tendrán acceso al tenofovir. Y si los envíos se retrasan, también deberemos enfrentarnos a la dolorosa realidad de vernos obligados a racionar el medicamento”, dice Eric Goemaere, coordinador general del proyecto de tratamiento del VIH/SIDA de MSF en Khayelitsha, a las afueras de Ciudad del Cabo.

Sospechosa demora en Tailandia: “Nos aseguraron que registrarían el medicamento... Han pasado 18 meses y todavía estamos esperando”
Gilead no considera Tailandia como una “País de Acceso” y a fecha de hoy no ha comercializado el medicamento allí. “Cuando MSF se reunió con los representantes de Gilead durante la Conferencia Internacional del SIDA en Bangkok en julio de 2004, nos aseguraron que registrarían el medicamento de inmediato,” explica David Wilson, coordinador médico de los programas de tratamiento del SIDA de MSF en Tailandia. “Han pasado 18 meses y todavía estamos esperando.”

“Si Gilead espera que se firme el Tratado de Libre Comercio entre EE UU y Tailandia para registrar el tenofovir en el país, la compañía farmacéutica tendrá entonces cinco años de exclusividad sobre el medicamento, sin que exista la posibilidad de que se registre otra versión genérica del mismo que pueda crear cierta competencia. Uno no puede dejar de preguntarse si no será esta ventaja comercial el motivo de la demora”, concluye Wilson.

Con el caso del tenofovir, MSF constata una vez más las graves consecuencias que se originan cuando se depende de una única fuente de producción de un medicamento sin más competencia en el mercado que pueda desembocar en una reducción de precios favorable para el acceso. MSF ha exhortado a Gilead para que cumpla sus promesas de medicamentos reales y accesibles para los pacientes de una vez por todas.

MSF y el tratamiento antirretroviral
MSF empezó a proporcionar atención preventiva y tratamiento del VIH/SIDA en 1990. En el año 2000, MSF introdujo la terapia antirretroviral en sus proyectos de Tailandia, Suráfrica y Camerún. Actualmente MSF facilita la terapia antirretroviral a cerca de 60.000 pacientes en 50 proyectos en 29 países.

Comentarios