Back to top
26.04.2007

Costa de Marfil: aumentan los ataques violentos contra civiles en la antigua ‘zona de confianza’

Desde el 16 de abril, el equipo de MSF en Bangolo ha registrado ataques contra personas que viven en la ‘zona de confianza’ casi a diario

-A A +A

Una semana después de la supresión oficial de la zona de confianza, la organización internacional humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) informa de un aumento de la violencia contra civiles en el área alrededor de Bangolo. La zona de confianza (zone de confiance) era una zona de amortiguación entre las partes enfrentadas en Costa de Marfil, que abarca desde la frontera de Liberia en la frontera Oeste hasta Ghana en el Este, bajo la responsabilidad de las fuerzas de pacificación de las Naciones Unidas y las fuerzas francesas, ambas conocidas como las fuerzas imparciales. Como parte de un proceso de paz recientemente aprobado, la zona está siendo desmantelada y las fuerzas imparciales han reducido sus actividades y su presencia.

Desde el 16 de abril, el equipo de MSF en Bangolo ha registrado ataques contra personas que viven en la zona de confianza casi a diario así como contra aquellos que tienen que atravesar la zona. El número de asaltos en pequeños autobuses, robos, asesinatos y violaciones es alarmante.

“La situación de seguridad en los alrededores de Bangolo ya era mala en los últimos dos años, lo hemos visto en el curso de nuestro trabajo y lo hemos documentado en una colección de testimonios”, afirma el coordinador operacional Stephan Goetghebuer, quien visitó la zona de confianza la semana pasada. “Esto ha ocurrido a pesar de que las fuerzas imparciales, cuyo objetivo ha sido mantener unos mínimos niveles de paz y seguridad, están presentes . Ahora estas fuerzas están siendo reubicadas y la gente que vive en esa zona están, por el momento, indefensas”.

Bandidos armados están actualmente multiplicando sus ataques en esta zona e imponiendo la ley del miedo. La mayoría de los ataques ocurren en la ruta principal entre Man y Duékoué. Vehículos, desde autobuses hasta bicicletas, están siendo parados a punta de pistola; en muchas ocasiones acompañado de disparos y robos. En muchas ocasiones las mujeres son violadas como parte de estos ataques; el equipo de MSF ha recibido a seis mujeres violadas este mes y se teme que otras no acuden al hospital. La ciudad de Bangolo tampoco es segura y los ataques ocurren por la noche. Parte de la población está huyendo de sus casas y escondiéndose en el bosque o buscando protección por las noches en el hospital apoyado por MSF, donde desde enero de 2007 han sido tratados más de 30 heridos de bala.

El anunciado despliegue de las fuerzas de seguridad de Costa de Marfil en la zona de confianza no está proporcionando ningún sentimiento de alivio en la zona, donde oleadas de violencia son ya parte de la vida diaria y donde, hoy, el vacío de poder podría conducir a un empeoramiento de la situación. “Mientras el optimismo acompaña el progreso político en Costa de Marfil, la gente en esta zona está cada vez más sujeta a un vandalismo que nunca ha estado controlado”, dice Goetghebuer.

Desde enero de 2004, MSF trabaja en el hospital de Bangolo y hace clínicas móviles en pueblos vecinos. El equipo hace más de 4.300 consultas por mes. MSF es la única organización humanitaria con presencia permanente en la zona.

Comentarios