Back to top
08.03.2011

Costa de Marfil: la situación se degrada gravemente en el oeste del país

La población huye de la violencia y el personal médico está abandonando las instalaciones sanitarias. MSF pide a las partes en conflicto que permitan a sus equipos atender a todos los heridos en la zona occidental del país y la frontera liberiana, sin importar a qué bando pertenezcan.

-A A +A

En el oeste de Costa de Marfil, un equipo móvil de MSF había empezado a ofrecer atención primaria de salud al norte del distrito de Duékoué, ante el abandono de los centros de salud por parte del personal. Pero el 3 de marzo hubo que interrumpir las actividades por razones de seguridad. Los habitantes de esta zona empezaron a huir, al igual que las personas desplazadas en los alrededores de la ciudad de Toulepeu, cerca de la frontera liberiana y hasta el momento inaccesible.

“Es fundamental que la gente pueda acceder a las estructuras y los cuidados de salud. Los equipos de MSF, que respetan estrictamente los principios de imparcialidad y neutralidad, deben poder asistir a los pacientes, sean del lado que sean”, declara Mego Terzian, responsable de emergencias de MSF.

 

Actividades en Costa de Marfil

Desde diciembre de 2010, la organización trabaja en la zona oeste de Costa de Marfil para atender a los desplazados por la crisis política y la violencia postelectoral. Un equipo de MSF realiza consultas en la ciudad de Guiglo y en un campo de 12.000 personas desplazadas en Duékoué. Un equipo quirúrgico ha trabajado durante cinco semanas en el hospital de Duékoué, donde atendió a 63 heridos. Este equipo se retiró tras el regreso del personal, pero MSF sigue dando apoyo en las consultas.

En el hospital de Danané, cerca de la frontera con Liberia, una decena de heridos pudieron ser atendidos la semana pasada en gran parte gracias al material médico donado por la organización en previsión. En esta zona el suministro eléctrico está cortado y el acceso a agua potable es problemático. Un equipo está evaluando las necesidades en los centros de Danané, Man y Bangolo, y en la zona de Zouan Hounien.

Por último, el equipo de MSF en Abiyán, la mayor ciudad del país, está observando una inquietante degradación de la situación y está dando apoyo a las estructuras hospitalarias.

 

Equipos en Liberia

“En Liberia estamos viendo una segunda oleada de refugiados”, explica Helga Ritter, coordinadora de MSF en el país. “La gente tiene miedo, no habla de retornar y teme por los que se han quedado en Costa de Marfil”.

En el distrito liberiano de Nimba, donde se han registrado más de 70.000 refugiados marfileños, los equipos de MSF refuerzan su asistencia a la población local y refugiada. “Los centros de salud necesitan personal médico y medicamentos”, explica Helga Ritter. Los equipos de MSF llevan a cabo clínicas móviles, dan apoyo a centros de salud y han instalando un centro médico en el campo de refugiados de Bahn, donde realizan exámenes médicos y vacunan a los niños menores de 15 años contra el sarampión. “Los refugiados también necesitan urgentemente agua y cobijo”, añade Ritter.  

Con la mayoría de carreteras impracticables a causa de las lluvias, el desplazamiento de los refugiados al campo de Bahn, previsto para albergar a 15.000 personas, está siendo lento. “Es importante seguir llevando asistencia allí donde se encuentran los refugiados y la población local está fragilizada por el flujo masivo de personas”, insiste la coordinadora de MSF en Liberia.

 

MSF abrió su primer proyecto en Costa de Marfil en 1991. Los equipos trabajaron en la penitenciaría de la MACA en Abiyán, en el hospital de la ciudad de Bouaké y en los hospitales de Danané, Man, Bangolo y Zouan Hounien, al oeste del país. Los equipos dispensaron asistencia primaria y secundaria, así como atención pediátrica y obstétrica; durante el periodo de crisis MSF también proporcionó tratamiento quirúrgico a los heridos, gestionó un proyecto nutricional y un programa integrado de tratamiento del VIH/sida y la tuberculosis. MSF se retiró del país en 2007, una vez estabilizada la situación.

MSF trabaja en Liberia desde 1990. En junio de 2010, traspasó su último proyecto hospitalario a las autoridades locales. Actualmente, la organización continúa trabajando en Monrovia, la capital del país, dando apoyo al Ministerio de Salud y Bienestar Social en materia de atención a víctimas de violencia sexual. 

Comentarios