Back to top
13.02.2008

Darfur: bombardeos aéreos y ataques indiscriminados provocan la huida de miles de civiles a Chad

MSF preocupada por la suerte de los civiles que permanecen en las zonas asoladas, apela a un acceso sin obstáculos a estas poblaciones

-A A +A

Del 8 al 10 de febrero, el ejército sudanés, con el apoyo de milicias, lanzó una gran ofensiva en el noroeste de Darfur. Esta ofensiva militar, una de las más cruentas de los últimos años, provocó un desplazamiento de población inmediato y la interrupción obligada de las actividades médicas en Seleia, donde MSF había estado haciéndose cargo de un centro de salud desde 2006.

Nuestro equipo presente en Chad, el país vecino, confirma por su parte que por lo menos 7.000 nuevos refugiados, incluyendo personal sudanés de MSF, llegaron a la zona de Birak tras huir de las ciudades de Abu Suruj, Sirba y Seleia, ahora prácticamente deshabitadas. Ésta es solamente una parte muy pequeña de los civiles directamente afectados por la ofensiva, que se estiman en unas 50.000 personas.

Según los propios refugiados, los ataques se iniciaron el 8 de febrero, con bombardeos aéreos desde helicópteros y aviones militares. Testimonios de los refugiados hablan del horror de la violencia a la que tuvieron que enfrentarse. "Vimos soldados rodear nuestra ciudad antes de saquear nuestras casas e incendiarlas", explica uno de los habitantes de Seleia procedente de la región de Birak. El recinto de MSF fue atacado y saqueado a pesar del hecho que muchas mujeres y niños se habían refugiado en la estructura médica. Además, los desplazados reportan haber sido también atacados, amenazados y saqueados por las milicias merodeando por los caminos que tuvieron que atravesar rumbo a Chad durante la noche.

Los refugiados en Chad se han concentrado en aldeas, bajo los árboles, sin nada más que lo que llevaban puesto cuando huyeron. El equipo de MSF ha empezado a hacerse cargo de algunos heridos necesitados de atención médica urgente. Las prioridades más inmediatas son proporcionar acceso a agua limpia, realizar consultas médicas y distribuir mantas, dado que se trata de una zona particularmente expuesta a bajas temperaturas y al viento.

"A MSF le inquieta profundamente la suerte de las poblaciones que han quedado atrás" declara Huub Verhagen, responsable de las operaciones de MSF en Chad y Sudán. "Muchas familias separadas durante los ataques carecen de noticias de los que se han quedado en Darfur."

El personal internacional ha visto su acceso a la región al norte de El Genina en Sudán sistemáticamente denegado desde mediados de diciembre de 2007, a pesar de las noticias sobre el deterioro de las condiciones humanitarias en la zona y la necesidad de realizar una evaluación sanitaria rápida tras los recuentes ataques. A MSF le preocupa enormemente esta situación y apela a todas las partes beligerantes a que aseguren un acceso libre y sin obstáculos a las poblaciones más necesitadas de asistencia.

Los equipos sanitarios de MSF trabajan en ambas partes de la frontera que separa Chad y Darfur, Sudán, desde 2004, proporcionando atención a las poblaciones directamente afectadas por el conflicto. En Seleia MSF proporcionó toda una serie de servicios médicos incluyendo controles prenatales y atención quirúrgica y realizando una media de 1.500 consultas al mes. A mediados de diciembre de 2007, el personal internacional en Seleia tuvo que ser temporalmente evacuado pero desde entonces había estado solicitando repetidamente su regreso a las autoridades de la zona.

Comentarios