Back to top
14.09.2006

Darfur: la inseguridad dificulta el acceso a las poblaciones más vulnerables

MSF trabaja en distintas localidades de las tres provincias que componen la región sudanesa de Darfur

-A A +A

En esta agitada región del norte de Sudán, el aumento de la inseguridad y la disminución de la ayuda internacional se han sumado a la miseria de la población. El acceso a estas personas es siempre difícil. Las enfermedades y la violencia ya forman parte del día a día de los millones de desplazados por el conflicto desde su inicio en 2003. Hoy, la mayor parte de ellos dependen de una ayuda humanitaria cada vez más escasa, mientras aumenta la amenaza de un guerra a gran escala.

Médicos Sin Fronteras (MSF) lleva a cabo proyectos en Darfur desde principios de 2004, con 124 trabajadores internacionales y 2.233 nacionales distribuidos en las tres provincias que componen la región: Darfur Norte, Oeste y Sur. Con un presupuesto para 2006 de cerca de 20 millones de euros, ésta es una de las mayores operaciones de MSF en el mundo.

Darfur Norte y Jebel Mara

En El Fashir, capital de la provincia de Darfur Norte, los equipos de MSF están haciendo el seguimiento de una epidemia de cólera: desde el 8 de septiembre se han reportado 120 casos, a un ritmo de entre seis y siete admisiones diarias. MSF está trabajando en la instalación de un centro de tratamiento de cólera en el hospital de la ciudad.

Unos 200 kilómetros al norte de El Fashir, en Kebkabiya, MSF gestiona tres dispensarios y proporciona apoyo logístico y material médico al hospital local, que cuenta con 67 camas. Un reciente incremento de la inseguridad está dificultando las operaciones en esta zona. Actualmente sólo se puede llegar a los proyectos de Kebkabiya desde El Fashir en helicóptero, debido al número de incidentes que se han producido contra agencias humanitarias en las carreteras de acceso. Y en Sharif Umra, el proyecto está a cargo de un equipo reducido, tras ser atacado por hombres armados, mientras el proyecto de Korma ha tenido que cerrar debido a las precarias condiciones de seguridad.

Las clínicas móviles son particularmente vulnerables a los ataques en carretera. Las salidas a Kaguro, en la región del Jebel Marra, están provisionalmente paradas. Esta zona montañosa en el centro de Darfur se ha visto especialmente afectada por el aumento de la inseguridad.

MSF trabaja en la zona del Jebel Marra desde junio de 2006, con clínicas en Killin y Gorni. Sin embargo, el equipo fue evacuados por razones de seguridad el 22 de julio, cuando un convoy de MSF fue atacado en la carretera Guildo-Golo-Killin (la única vía de acceso a esta última población). El convoy fue saqueado y los trabajadores golpeados.

Niertiti es una localidad de aproximadamente 3.000 habitantes y por lo menos 30.000 desplazados asentados en la falda de las montañas del Jebel Marra. MSF gestiona un hospital desde marzo de 2004 y actualmente es la única organización médica internacional en la ciudad. Durante el primer semestre de 2006 se registraron 1.128 ingresos en dicho hospital. Las clínicas móviles que salían de Niertiti para atender a las poblaciones nómadas fueron suspendidas en verano por motivos de seguridad.

En marzo de 2006, MSF abrió un centro de salud en la zona rebelde de Kutrum, en las montañas. El proyecto tuvo que ser evacuado el 14 de septiembre, una vez más debido a la inseguridad.

Darfur Oeste

En Zalingei, que actualmente tiene una población de unos 20.000 habitantes y 95.000 desplazados, MSF realiza actividades de pediatría (unos 180 ingresos al mes), cirugía y cuidados postoperatorios, destacando la afluencia de 52 heridos en pocos días de diciembre.

El gran campo de desplazados de Mornay acoge a unas 80.000 personas y la población prácticamente no recibe ayuda externa. MSF trabaja en este campo desde 2004, donde ha construido un hospital y un centro de salud. En la primera mitad de 2006, se realizó una media de casi 4.900 consultas al mes. Entre abril y junio, 293 niños tuvieron que ser atendidos por desnutrición.

En Um Dukhun, cerca de la frontera con Chad, MSF presta servicios quirúrgicos, hospitalarios y de laboratorio, y realiza consultas externas de salud primaria, prenatal y nutricional. Con motivo de la llegada de unos 12.000 refugiados chadianos y desplazados sudaneses, los equipos dieron asistencia médica, realizaron campañas de vacunación contra el sarampión y distribuyeron materiales de primera necesidad entre esta población.

En Shangil Tobaya, MSF asiste a los desplazados de los campos de Shangil y Shadat, y a la población estable de dicha localidad. Los equipos fueron evacuados el pasado 23 de julio debido a un incidente de seguridad y al deterioro global de la situación de seguridad en la zona. Oficialmente, el proyecto reabrió el 20 de agosto, pero con reducción de actividades y de personal.

En Habilah, una población con aproximadamente 22.000 desplazados y 7.000 habitantes, MSF trabaja en una clínica con una capacidad de 20 camas. Las actividades incluyen nutrición terapéutica para niños con desnutrición severa, atención prenatal y asistencia a partos. Varios trabajadores sociales se ocupan de la educación para la salud y las referencias. En Kerenek, con cerca de 22.000 desplazados, MSF trabaja en una clínica de 30 camas. Entre los dos proyectos se realizan 4.500 consultas mensuales. Clínicas móviles dan asistencia sanitaria a la mayor parte de la población nómada alrededor de ambos enclaves.

En octubre de 2006, se abrirá un nuevo proyecto en la población de Seleah, donde unas 160.000 personas viven con muy poca asistencia y sin atención médica.

Darfur Sur

Kalma es uno de los mayores campos de desplazados del mundo, con una población aproximada de 90.000 personas. MSF trabaja en un clínica de atención primaria donde se realizan unas 1.000 consultas por semana, y en un centro de salud materna donde ofrece atención prenatal y postnatal, asistencia a partos y tratamiento para víctimas de la violencia sexual. El proyecto se complementa con actividades comunitarias y un programa de salud mental dirigido a tratar el estrés postraumático y el trauma resultantes de las condiciones de vida y de la incertidumbre, así como de experiencias anteriores relacionadas con el conflicto.

En Muhajariya, con una población de más de 45.000 personas, MSF ofrece atención quirúrgica para heridos de guerra, servicios de urgencias obstétricas, así como hospitalarios y ambulatorios. Una vez por semana, clínicas móviles ofrecen servicios básicos de salud en las localidades de Labado y Angabo, así como asistencia a comunidades desplazadas en los alrededores.

En Shariya, a pesar de las numerosas evacuaciones por falta de seguridad, MSF da apoyo a las clínicas locales de salud primaria. Equipos móviles atienden a grupos dispersos de desplazados y, cuando es posible, realizan visitas semanales a las poblaciones de Khazan Jedid, Um Shegera y Teisha.

Preparación para emergencias

Para MSF es fundamental reaccionar rápidamente ante brotes de enfermedades, combates o nuevos desplazamientos en la región. En los últimos meses, los equipos de emergencia han respondido a una epidemia de diarrea acuosa y cólera en el campo de Kalma, han organización campañas de vacunación de sarampión y meningitis, y han distribuido plásticos para refugios y raciones de comida a nuevos grupos de desplazados. Actualmente MSF está trabajando en Mornay respondiendo a una epidemia de cólera y continúa haciendo presión para que aumente la ayuda y se mejore el acceso a la región.

Comentarios