Back to top
15.06.2007

Darfur: la violencia continua atrapa a cientos de miles de personas

Por otra parte, millones dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir en los campos de desplazados y asentamientos

-A A +A

La violencia en Darfur continúa con enfrentamientos esporádicos, pueblos asaltados y ataques dirigidos contra civiles. Aproximadamente dos millones de desplazados malviven en grandes campos abarrotados y en asentamientos, dependiendo de la ayuda humanitaria para sobrevivir. En las áreas rurales, cientos de miles de personas están atrapadas por el conflicto y tienen muy poco o ningún acceso a la asistencia humanitaria.

Más de un año después de la firma de los acuerdos de paz de Darfur, en mayo de 2006, varias facciones armadas –tanto rebeldes como pro-gubernamentales– se han escindido y ahora, vuelven a enfrentarse entre ellas. Durante este periodo, la inseguridad ha aumentado y Médicos Sin Fronteras (MSF) ha tenido que reducir temporalmente parte de su trabajo y suspender clínicas debido a los ataques a sus bases y al peligro de las carreteras. Algunos equipos se han visto obligados a evacuar.

Las personas que tuvieron que desplazarse en busca de refugio a grandes campos y asentamientos están recibiendo comida, agua, refugio y atención sanitaria básica pero sólo gracias a la masiva operación de ayuda llevada a cabo por las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales. Para la población que vive en las áreas rurales, la situación es más complicada. La proliferación de facciones enfrentadas plantea más obstáculos para llegar a estos grupos aislados.

Médicos Sin Fronteras da asistencia médica y humanitaria a todos los grupos de población que sufren las consecuencias de la violencia: residentes, desplazados y nómadas. Con más de 2.000 trabajadores por toda la región, Darfur es actualmente el proyecto más grande de MSF. En sus estructuras sanitarias, Médicos Sin Fronteras atiende a cientos de miles de desplazados. Las principales afecciones vistas por nuestro personal médico son diarreas e infecciones respiratorias, sobre todo en niños menores de cinco años.

Organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras están proporcionando asistencia en Darfur manteniendo de forma estricta los principios de imparcialidad, neutralidad y independencia. Si los equipos humanitarios tuvieran que ir escoltados por fuerzas militares, como se ha propuesto recientemente, los trabajadores humanitarios correrían el riesgo de ser asociados con una de las partes en conflicto, y por lo tanto convertirse en blancos potenciales. De esta manera, sería aún más difícil conseguir el acceso a las personas que necesitan desesperadamente la asistencia fuera de los grandes campos y asentamientos.

Comentarios