Back to top

Daniel Macía

Psicólogo/a- Colombia
Desde el terreno Daniel Macía
-A A +A

Daniel Macía es un psicólogo colombiano que trabaja con nosotros desde 2012. Ha trabajado en proyectos de MSF en el Cauca Pacífico, Colombia; en Malakal, Sudán del Sur, y actualmente, está de regreso en Colombia como gestor de las actividades de salud mental de MSF en el departamento del Cauca.

A mediados de abril, Daniel y un equipo móvil de MSF debieron desplazarse con urgencia a la comunidad de La Esperanza para atender a la población local tras un enfrentamiento que dejó un saldo de 11 militares muertos y 19 heridos. Se trató del incidente armado más grave desde el inicio de la tregua en diciembre pasado entre el gobierno y la guerrilla de las FARC.

Tras haber brindado atención en salud mental a la población afectada, Daniel nos explica acerca de la respuesta que brindamos durante esos días y de la experiencia que vivieron familias y niños del lugar tras el episodio de violencia.

"Las preguntas de Valeria no cesaban: "¿por qué matan a la gente?, ¿por qué el polideportivo quedó así?, ¿a nosotros nos va a pasar lo mismo?". No sabía qué decirle y solo atiné a responder con otra pregunta: "¿cómo dormiste anoche?". 

"La respuesta fue seca: "No dormí nada, nadie en la casa durmió, me pasé llorando toda la noche porque lo que pasó me dio mucho pesar".

"Valeria tiene 6 años y dos noches atrás se encontró de frente con un conflicto mucho más viejo que ella cuando a pocos metros de su casa, en La Esperanza, en el municipio de Buenos Aires, Cauca, se escucharon ráfagas de disparos y bombas que dejaron plagado de incertidumbre y miedo un lugar donde horas antes se celebraban goles entre risas. Hoy su escuela está cerrada, las clases suspendidas, y ella, como muchos más niños, va de un lado a otro perdiéndose entre la gente, tal vez buscando a alguien que responda a sus preguntas. Yo no pude hacerlo".

"Valeria y el resto de la población de la vereda de La Esperanza está formada por unas 900 personas, según datos de la Junta de Acción Comunal. Ubicada en la zona rural conocida como el Alto Naya, recuerdan la noche del martes 14 de abril con detalle. Entre 11:30 pm y 6:00 am tuvo lugar un evento de conflicto armado durante el cual se fue la energía en la vereda y se escucharon explosiones y ráfagas de fusil. El epicentro de los hechos fue el coliseo ubicado en medio del centro poblado de la vereda en la parte más alta, de manera que la comunidad quedó en medio.

Ante esta situación una familia que vive próxima al coliseo me contó que debió salir de la vivienda y resguardarse en otra vivienda más lejana, mientras que otros habitantes permanecieron durante el tiempo que duró el enfrentamiento resguardados debajo de las camas. Una vez 'normalizada la situación', algunas personas salieron de sus viviendas y se encontraron con que integrantes del ejército que estaban pernoctando en el coliseo se encontraban muertos y otros heridos de diferente gravedad. A la fecha el saldo es de 11 militares muertos y 19 heridos.

Nos desplazamos a la vereda el mismo miércoles para valorar la afectación en salud mental tras el incidente. El jueves empezamos el día con visitas casa a casa, e iniciamos las actividades en la escuela. Se hicieron actividades de psicoeducación en salud mental con acompañamiento de salud primaria donde participaron un total 74 adultos y 70 niños menores de 12 años. Se brindó atención individual a 32 personas.

El evento, además de generar sintomatología aguda en la población, exacerbó síntomas relacionados con eventos previos. Las personas con las que hablamos nos mencionaron una afectación en su estado emocional, siendo una de las principales preocupaciones las reacciones de temor de sus niños. Es el caso de Valeria.

Tras hablar con ella, la invité con su madre a una de nuestras actividades. Allí se dio cuenta de que no era la única a quién el miedo y la confusión habían visitado, pero notó también que pintando y cantando sus emociones, volvería a sonreír, a ser niña, a tener 6 años.

Seguro que seguiría preguntando y preguntándose. Tal vez hay preguntas que nadie pueda responderle, pero creo que hoy dormirá más tranquila… creo que hoy dormirá y, para mí, esto hace que el día haya valido la pena". 

Volver a Desde el terreno