Back to top

María Sartori

Cirujano/a- Chad
Desde el terreno Maria Sartori
-A A +A

María es cirujana y ha participado de misiones en Chad y República Democrática del Congo (RDC).

En RDC, dado que el conflicto y la violencia proveniente de distintos grupos armados siguen provocando enormes necesidades en la población, desarrollamos una de sus intervenciones más amplias, procurando llevar a cabo allí una gama completa de actividades médicas, en lo que se ha convertido en una emergencia de salud crónica. Allí, prestamos atención médica a través de hospitales, clínicas móviles, campañas de vacunación, programas contra el cólera y atención a víctimas de violencia sexual.

También en Chad miles de personas sufren a causa de la violencia y el desplazamiento, mientras que el acceso a la salud se ve dificultado por la falta de financiación y la ausencia de personal cualificado. La seguridad presenta un desafío: según Naciones Unidas, en 2008 se han registrado 500 incidentes de inseguridad hacia civiles y trabajadores humanitarios en el este del país. Esto hace difícil evaluar las necesidades de salud de la población, especialmente de aquellas personas que habitan en áreas remotas.

A continuación, María comparte sus impresiones sobre su trabajo en ambos países:

“"Mi experiencia en el terreno con MSF fue siempre en África".

Trabajar en misiones humanitarias me mostró las controversias y desigualdades de este mundo, pero también me llenó de satisfacciones. Trabajar con MSF nos permite llegar a zonas y lugares donde la falta de acceso a la salud se cobra vidas a diario; por ende, uno siente que, gracias a días de trabajo (y algunas noches también) algunos heridos pueden obtener los cuidados necesarios; y algunos niños pueden ser traídos al mundo por cesárea, cuando esta es la única opción para salvar la vida de esos bebés y la de sus madres.

Yo trabajé en el este de Chad y en el noreste de Republica Democrática de Congo, ambos lugares en conflicto de guerra civil, en zonas donde falta personal sanitario, y para muchas personas el acceso a los servicios de salud es escaso.

¿Si tuve miedo? Podría decir que algunas veces si, pero nunca al punto de sentir que mi seguridad personal estuviese en riesgo. MSF trabaja desde hace muchos años en contextos complejos, la seguridad del equipo es prioritaria, y siempre se tiene en cuenta en el momento de abrir un proyecto.

Respecto a cambiar ciertos hábitos, digamos que uno pasa de la comodidad de Buenos Aires a vivir bastante precariamente, pero uno se adapta.

¿Si ha cambiado mi visión del mundo con estas experiencias? Diría que no; se que el mundo es un lugar lleno de problemas. Pero aquello en lo que yo pueda contribuir, bajo el paraguas de MSF, seguramente aportará mejorías, y quizás incluso logre generar cambios en sus sistemas de salud que persistan a largo plazo.”

Volver a Desde el terreno