Back to top
24.04.2008

Desnutrición: la ayuda alimentaria carece de ingredientes esenciales

Dramáticas consecuencias para los niños menores de dos años: “lo que vale para uno no vale para todos”

-A A +A

Mientras se moviliza la ayuda alimentaria en respuesta a la crisis de los precios de los alimentos, la organización internacional médica humanitaria Médicos sin Fronteras (MSF) advierte que el envío de comida de adultos para alimentar a los niños pequeños no les librará del riesgo de desnutrición. Hoy MSF urge a los donantes a asegurar que la ayuda que aporten contenga alimentos especiales para los niños más pequeños.

MSF apoya el llamamiento para el incremento de la ayuda alimentaria, pero sólo esto no será suficiente.

“Observamos que cuando los precios de los alimentos se elevan, lo primero que se reduce o desaparece son productos tales como los lácteos que los pequeños necesitan con más urgencia”, explica la doctora Susan Shepherd, consultora nutricional para la Campaña de Acceso a Medicamentos Esenciales de MSF.
“Por eso es tan urgente que los donantes no sólo aporten harinas enriquecidas, las cuales están destinadas para las necesidades de los adultos, sino también facilitar alimentos diseñados específicamente para los niños en edad de crecimiento.”

En algunos lugares donde MSF trabaja los precios de los alimentos están subiendo alarmantemente. Por ejemplo, en Sierra Leona, entre los meses de diciembre y enero, el precio del azúcar, la harina, el aceite y el arroz se elevó alrededor de un 40%, de acuerdo al seguimiento de MSF en los mercados locales. Esto es preocupante, porque en la crisis nutricional de Níger de 2005, cuando los precios del mijo se triplicaron, las clínicas de MSF se llenaron con niños desnutridos.

La ayuda alimentaria convencional continúa realizándose con alimentos inadecuados, tales como las harinas enriquecidas que no contienen todos los nutrientes que los pequeños necesitan. Los niños requieren una dieta que incluya los nutrientes específicos incluidos en los alimentos de origen animal, tales como la leche. Sin los nutrientes esenciales, los pequeños están en riesgo de sufrir desnutrición lo que conlleva un incremento de la vulnerabilidad ante el riesgo de enfermedades y muerte.

“Desafortunadamente, los donantes continúan aplicando un enfoque de `lo que vale para uno vale para todos’ en la ayuda alimentaria, según la doctora Shepherd. “Una ayuda alimenticia inapropiada puede significar que los niños lleguen al estado de desnutrición y enfermen o mueran innecesariamente”.

En términos nutricionales, hay un período crítico en los niños que va desde los seis meses a los dos años de edad. Usualmente, a los seis meses, las madres comienzan a administrar otros alimentos suplementarios a la lactancia. El problema es que para las madres que viven en los puntos calientes de la desnutrición en el planeta, tales como las regiones del Sahel o el Cuerno de África y algunas partes de Asia, es muy difícil responder a las necesidades nutricionales de sus hijos, bien porque sea muy costoso, o bien porque los alimentos adecuados sencillamente no están disponibles. La situación se vuelve más aguda cuando los precios suben.

Cambiar la ayuda alimentaria para cubrir las necesidades de los niños es posible. Existen los preparados enriquecidos con nutrientes destinados a las necesidades específicas de los pequeños, y han sido utilizados con éxito por varios ministerios de salud y organizaciones internacionales. Los Alimentos Listos para Usar (RUFs por sus siglas en inglés) que no necesitan preparación ni agua ni refrigeración, aportan el conjunto total de nutrientes que un niño necesita mediante una pasta energética hecha con ingredientes esenciales incluyendo leche en polvo. MSF está realizando un llamamiento a los gobiernos donantes para cambiar la actual ayuda alimentaria y desarrollar estrategias que administren los suplementos alimenticios.

Idealmente, las familias debe ser capaces de comprar comida diversificada para alimentar a sus hijos, pero cuando esto no es posible los suplementos deben ser accesibles para asegurar que los niños no sufran de desnutrición.

La desnutrición es una emergencia médica que causa 5 millones de muertes en niños menores de cinco años. La Organización Mundial de la Salud estima que hay 178 millones de niños que están desnutridos alrededor del mundo, y permanentemente, 20 millones sufren de la forma más severa de desnutrición.

Comentarios