Back to top
17.06.2022

Tras dos años de pandemia, la falta de acuerdo global por una COVID-19 sin patentes es un fracaso devastador

La incapacidad de acordar una exención de propiedad intelectual pandémica real en la OMC es un fracaso global devastador para las personas en todo el mundo. Médicos Sin Fronteras estamos decepcionados por el resultado inadecuado después de casi dos años de discusiones en la OMC.

-A A +A

Hoy, más de 20 meses desde que India y Sudáfrica propusieron por primera vez una exención histórica de propiedad intelectual (PI) para herramientas médicas COVID-19 en la Organización Mundial del Comercio (OMC), los gobiernos han llegado a una decisión en la 12ª Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra esta semana (del 12 al 15 de junio). El texto de la decisión contiene un conjunto de aclaraciones de las salvaguardas de salud pública existentes y una excepción limitada para el procedimiento de uso de licencias obligatorias para la exportación de vacunas COVID por parte de países elegibles, por una duración de cinco años.

 

Dr. Christos Christou, Presidente Internacional de MSF:

“Estamos decepcionados con el resultado inadecuado de renunciar a la propiedad intelectual de las herramientas médicas de COVID-19, que fue objeto de más de 20 meses de deliberaciones.

Reconocemos que se realizaron algunos cambios en el acuerdo que mitigaron algunos de los elementos más preocupantes del texto anterior presentado en mayo de 2022, pero en general, nos decepciona que una verdadera exención de propiedad intelectual, propuesta en octubre de 2020 y que cubría todos los casos de COVID-1, todas las herramientas médicas e incluía a todos los países, no se ha podido acordar, incluso durante una pandemia que se ha cobrado la vida de más de 15 millones de personas.

En general, este acuerdo no ofrece una solución efectiva y significativa para ayudar a aumentar el acceso de las personas a las herramientas médicas necesarias durante la pandemia, ya que no renuncia adecuadamente a la propiedad intelectual de todas las herramientas médicas esenciales de COVID-19, y no se aplica a todos los países. Las medidas descritas en la decisión no abordarán los monopolios farmacéuticos ni garantizarán el acceso asequible a herramientas médicas vitales y sentarán un precedente negativo para futuras pandemias y crisis sanitarias mundiales.

A lo largo de la pandemia, hemos señalado repetidamente los desafíos y las dificultades que enfrentan los trabajadores de atención médica de primera línea para brindar atención a las personas que enfrentan COVID-19. A pesar de los altos compromisos políticos y las palabras de solidaridad, nos ha desalentado ver que los países ricos no lograron resolver las flagrantes desigualdades en el acceso a las herramientas médicas de COVID-19 que salvan vidas para las personas en países de ingresos bajos y medios.

Sin un acuerdo sobre una verdadera solución global para los desafíos de acceso actuales, ahora instamos a los gobiernos a tomar medidas inmediatas a nivel nacional para asegurarse de que las personas tengan acceso a las herramientas médicas necesarias para la COVID-19. Los gobiernos deben considerar el uso de todas las opciones legales y políticas disponibles, incluida la suspensión de la propiedad intelectual sobre las herramientas médicas COVID-19, la emisión de licencias obligatorias sobre tecnologías médicas clave para superar las barreras de las patentes y la adopción de nuevas leyes y políticas para garantizar la divulgación de la información técnica esencial necesaria para apoyar la producción y el suministro de genéricos.

MSF también hacemos un llamamiento a los gobiernos para que tomen medidas concretas para repensar y reformar el sistema de innovación biomédica para garantizar que las herramientas médicas que salvan vidas se desarrollen, produzcan y suministren de manera equitativa donde los principios basados ​​en el monopolio y en el mercado no sean una barrera para el acceso. Es hora de priorizar salvar vidas en lugar de proteger los intereses corporativos y políticos”.


#SinPatentesEnPandemia