Back to top
07.07.2016

La cartografía, una herramienta humanitaria

Médicos sin fronteras celebra su segundo mapatón en Barcelona.

-A A +A

En el mundo queda mucho por descubrir. Para empezar, aún hay áreas del planeta que no han sido aún cartografiadas. No tienen mapa. En muchas ocasiones, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) y de otras muchas organizaciones aún se guían a partir de hojas de papel con trazos aproximados sobre determinadas áreas geográficas.

Desde la fundación de MSF en 1971, los mapas han sido una herramienta básica para llevar la ayuda humanitaria donde se necesita, y lo siguen siendo aún. Diariamente, en muchos países, los equipos dela organización siguen utilizando los mapas para llegar a los pacientes, para evaluar las necesidades de las comunidades afectadas por la crisis o para rastrear la propagación de la enfermedad

Ahora, estamos de suerte: gracias a la tecnológica colaborativa podemos mapear, de forma rápida, segura y sin apenas coste alguno, las zonas geográficas dónde queremos intervenir.

Ese es el objetivo del Proyecto Missing Maps, una iniciativa colaborativa puesta en marcha por Médicos Sin Fronteras junto con la Cruz Roja Británica, la Cruz Roja Americana y el equipo humanitario de OpenStreetMap.

La idea es tan sencilla como brillante: utilizar las nuevas tecnologías y los satélites para mapear las partes del mundo más vulnerables a las crisis humanitarias; desastres naturales, conflictos, epidemias o  brotes de enfermedades. Así, construyendo un mapa detallado  podemos llegar a los pacientes de forma más rápida, realizar un seguimiento de las enfermedades con mayor eficacia y comprender mejor las necesidades de las personas tras una emergencia.

Tu apoyo

Sin duda, Missing Maps llegará a ser uno de los ejemplos de voluntariado digital, una especie de Wikipedia de los mapas. Y todas las personas que quieran echar una mano a la organización en esto pueden hacerlo. Cualquiera con ganas, algo de tiempo y un portátil a mano puede participar, sin necesidad de tener conocimientos  tecnológicos avanzados.

El mapeo se lleva a cabo muchas veces a partir de jornada intensivas de mapeo, llamados mapatones, eventos masivos de personas que, siguiendo instrucciones y siempre con guías de apoyo, recogen y apuntan datos de una determinada área seleccionada a partir de sucesivas y potentes ampliaciones de imágenes vía satélite.

Hoy siete de julio celebramos en Barcelona el segundo mapatón este año, y estaremos presentes en muchas otras ciudades del mundo, trazando nuevos mapas y creando una comunidad internacional de personas de toda condición y pelaje reconvertidos en cartógrafos del siglo XXI para apoyar a Médicos Sin Fronteras.

 

El proyecto se ejecuta a través de Open Street Map, que garantiza que los datos recogidos y los mapas que vienen de ella serán de uso libre, accesibles y sin restricciones. Además, los mapas están vivos, por lo que se pueden completar o rectificar.

El apoyo de las personas al proyecto Missing Maps supone contribuir a las actividades médicas humanitarias de MSF y mejorará directamente la vida de algunas de las personas más vulnerables del mundo.