Back to top
10.11.2021

Exigimos a la Casa Blanca que ayude a liberar la vacuna de la COVID-19

Médicos Sin Fronteras y nuestros aliados hemos enviado una petición a la Casa Blanca para exigir que el presidente Biden haga más para aumentar el acceso global a las vacunas de la COVID-19. Se prevé que EE. UU. sume 500 millones de dosis de más para finales de 2021 mientras que, en los países de ingresos bajos, un 6% de las personas han recibido al menos una sola dosis.

La desigualdad en el acceso a las vacunas prolonga la pandemia
-A A +A

MSF hemos presentado hoy una petición a la Casa Blanca para exigir que la Administración Biden tome medidas inmediatas para aumentar el acceso global a las vacunas de la COVID-19. Si bien se espera que EE. UU. tenga 500 millones de dosis en exceso para fin de año, menos del 6% de las personas en países de bajos ingresos han recibido al menos una sola dosis de la vacuna de la COVID-19, lo que deja a millones en riesgo.

“Estamos aquí para exigir que la administración de Biden haga más para liberar la vacuna y ayudar a poner fin a esta pandemia para todos y todas, en todas partes”, sentencia Avril Benoît, directora ejecutiva de MSF-EE. UU. “En los Estados Unidos, estamos hablando de una vuelta a la normalidad mientras la mayor parte del mundo ni siquiera ha recibido una sola dosis. No existe un plan de acción unificado o de urgencia por parte de la Administración para garantizar que estas vacunas que salvan vidas lleguen a todos los y las que las necesitan"

La entrega de la petición a la Casa Blanca forma parte de una acción pública más grande en Lafayette Square, donde nuestro personal y sus simpatizantes pusieron en pie una muestra visual para simbolizar las vacunas atrapadas en cadenas, con varias personas que representaban a las farmacéuticas Moderna y Pfizer-BioNtech, así como a la Organización Mundial del Comercio (OMC) ‘custodiando’ las vacunas.

 

Presidente Biden, LIBERA LA VACUNA



MSF pedimos a la Administración Biden que tome estas medidas de inmediato para garantizar que todas las personas en todo el mundo tengan acceso a las vacunas de la COVID-19:

• Asumir compromisos públicos y concretos para distribuir el exceso de dosis de vacuna COVID-19 a nivel mundial.

• Exigir a Pfizer-BioNTech yModerna que compartan la tecnología de la vacuna con el centro de transferencia de tecnología de la Organización Mundial de la Salud en Sudáfrica. Esto permitirá que más fabricantes produzcan vacunas y aumenten el suministro mundial. Cabe recordar que ambas farmacéuticas recibieron importantes fondos de los contribuyentes estadounidenses para desarrollar sus respectivas vacunas de ARNm de COVID-19.

• Mantener el compromiso e instar a todos los países a apoyar la propuesta de exención de TRIPS en la OMC para eximir las restricciones de propiedad intelectual sobre todos los productos COVID-19 durante la pandemia.

 

En todo el mundo, menos del 6% de las personas en países de ingresos bajos han recibido al menos una dosis de la vacuna de la COVID-19

Los ingresos por ventas pronosticados para 2021 de Pfizer-BioNTech y Modern son de unos 22.400 millones de euros ($ 26.000 millones) y 15.530 millones de euros ($ 18.000 millones), respectivamente.

Teniendo en cuenta los 2.100 millones de euros ($ 2.500 millones) de dinero público estadounidense que se han invertido en el desarrollo de estas vacunas, Moderna y Pfizer-BioNTech tienen la obligación pública de facilitar una mayor producción y suministro de vacunas donde la necesidad de dosis y capacidad de fabricación es mayor. Si estas empresas se niegan, el gobierno de EE. UU. debería utilizar la Ley de Producción de Defensa para obligarlos a compartir tecnología y conocimientos sobre vacunas.

“Hubo un enfoque de manos a la obra para desarrollar estas vacunas”, subraya Benoîts. “La Administración Biden necesita aprovechar esa misma urgencia para garantizar que estas vacunas se distribuyan en todas partes, lo antes posible. Eso significa tomar medidas audaces para compartir las enfermedades de las vacunas estadounidenses, y significa presionar a las corporaciones farmacéuticas para que el acceso global a la vacuna de la COVID-19 sea al fin una realidad".