Back to top
21.11.2013

Filipinas: la vida en un hospital tras el tifón (por Agus Morales, Comunicación MSF)

-A A +A

Esta es la historia de un hospital que podría ser la historia de un país recuperándose de una catástrofe natural devastadora.

Eugenie Nicolas-Ortega desliza el dedo. Enseña las fotografías de su hospital justo después del paso del tifón Haiyan por las islas Filipinas. “Es un centro con 75 camas que cubre cinco municipalidades. El tifón destruyó toda el área de hospitalización, el techo y la zona de lavandería. Tan solo la parte delantera del hospital funciona”, lamenta la directora del centro.

Once días después del desastre, Nicolas-Ortega supervisa las zonas más afectadas del hospital, situado en la isla de Leyte, en concreto en el distrito de Burauen. Los barrotes doblados y los colchones de las camas yacen junto a los escombros sobre el suelo encharcado del pasillo. Solo se oyen goteras. “Cuando supimos que llegaba el tifón, sacamos los ordenadores y otros equipamientos, y los enfundamos en plásticos”, cuenta la doctora mientras observa los desperfectos.

De los 115 hospitales que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha evaluado en las zonas golpeadas por el tifón, 47 están fuera de funcionamiento. A ello se añade el problema de que el personal sanitario, que a menudo se traslada a zonas rurales para trabajar, se ha visto obviamente afectado por la tormenta. La falta de medicamentos, sobre todo en los centros más aislados, completa el cuadro de una isla castigada por la dificultad para recibir suministros.

El centro de Burauan rebosa actividad. Siempre con una sonrisa en la cara, la directora revolotea por el centro médico. Los últimos días han sido de trabajo frenético. “Nos quedamos con pocos trabajadores porque muchos de ellos son de Tacloban y alrededores”, comenta.

Poco a poco, algunos de los doctores van regresando a sus puestos de trabajo.
Y Médicos Sin Fronteras decidió apoyar este hospital para contribuir a que siga dando servicio a las localidades que caen a su alrededor. La directora del hospital está ahora algo menos sola.

Sigue leyendo en el blog de 20 Minutos

Comentarios