Back to top
09.12.2013

Filipinas: Un mes después del tifón, MSF apoya al sistema de salud mientras el país se recupera

Un mes después de que el tifón Haiyan golpease Filipinas, Médicos Sin Fronteras (MSF) continúa trabajando en tres de las islas más afectadas del país, brindando atención sanitaria a la población de áreas remotas y apoyando al sistema de salud mientras el país se recupera.

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) continúa trabajando en tres islas de Filipinas, un mes después del paso del tifón Haiyan, que mató a 5.600 personas y desplazó a más de cuatro millones, de acuerdo con las cifras oficiales. “Estamos brindando asistencia médica a la población, incluso a aquellos que viven en zonas alejadas donde el acceso a la atención sanitaria es limitado. También estamos apoyando al sistema de salud mientras se pone de nuevo en pie: nuestros equipos están levantando estructuras temporales y ayudando a reparar instalaciones médicas para que puedan funcionar nuevamente,” explica Natasha Reyes, coordinadora médica de MSF en Filipinas. “También distribuimos kits de ayuda, tiendas y kits de reconstrucción, y proporcionamos agua potable a las comunidades afectadas.” Mientras otros equipos médicos internacionales comienzan a dejar las islas, MSF tiene previsto permanecer en el país, asegurándose que todas las necesidades médicas urgentes estén cubiertas y hasta que el sistema de salud se haya recuperado adecuadamente.

Los primeros equipos de MSF llegaron a Filipinas el nueve de noviembre, inmediatamente después del paso del tifón. Durante los primeros diez días de la intervención de MSF, el transporte era un problema: los pocos aeropuertos y puertos en funcionamiento estaban saturados, las calles estaban bloqueadas y dañadas, y tanto la gasolina como los vehículos eran escasos. A pesar de estas restricciones logísticas, los equipos lograron acceder gradualmente a las áreas más afectadas.

Algunas de las calles principales ya han sido limpiadas y son accesibles, mientras que el transporte por barco o avión se ha vuelto más fácil. “En general, los esfuerzos de ayuda han aumentado, pero hay disparidades entre un lugar y otro,” dice Ibrahim Younis, coordinador de emergencias de MSF en Filipinas. En Tacloban, por ejemplo, hay varias organizaciones humanitarias presentes. Los pocos hospitales que permanecen en funcionamiento han sufrido graves daños y el personal trabaja las 24 horas del día para atender a un gran número de pacientes. No hay electricidad, y existe una escasez de trabajadores sanitarios, dado que muchos se han ido y aún no han regresado. En Tacloban, MSF está apoyando el sistema de salud, proporcionando atención secundaria y apoyo quirúrgico.

En otros centros urbanos como Guiuan y Burauen, MSF es una de las pocas organizaciones ofreciendo asistencia humanitaria o brindando atención médica. En algunas áreas rurales y costeras como el archipiélago y la costa este de la isla de Panay, el norte de Leyte y al este de la  isla de Samar, la ayuda se ha desplegado lentamente, y las clínicas móviles de MSF continúan encontrando poblaciones donde sus habitantes aún no han recibido ningún tipo de asistencia.


Get Adobe Flash player


El personal de MSF instaló cuatro hospitales temporales, incluyendo un hospital inflable en Tacloban, y hospitales en tiendas en Burauen y Tanauan (en la isla de Leyte) y en Guiuan (en la isla de Samar). En Balasan (isla de Panay), los equipos también están apoyando hospitales y centros de salud locales. MSF también ha puesto en marcha clínicas móviles alrededor de Estancia (isla de Panay), Palo, Santa Fe, Buruaen, Ormoc (isla de Leyte) y en Guiuan (isla de Samar), atendiendo comunidades aisladas tanto de la costa como del interior.

Los pacientes atendidos por MSF sufren infecciones respiratorias y tienen heridas infectadas. También hay pacientes con complicaciones obstétricas, heridas por trauma y enfermos con enfermedades crónicas que se vieron obligados a interrumpir su tratamiento, o que no contaban con su medicación. Además, hay psicólogos de la organización que ofrecen consultas individuales y sesiones grupales.

Los equipos de MSF están tomando medidas para prevenir la propagación de enfermedades donde haya hacinamiento y falta de higiene. Además, los equipos han distribuido han distribuido agua potable y artículos de la primera necesidad,  incluyendo tiendas, plásticos, utensilios para cocinar, kits de higiene y mantas a los habitantes de las comunidades afectadas. También están proporcionando kits de reconstrucción para ayudar a las personas a rehabilitar sus hogares.

Más de 600 trabajadores de MSF trabajan actualmente en Filipinas. Durante el último mes, los equipos de MSF en el país han realizado más de 30.900 consultas externas e ingresaron más de 300 pacientes a hospitales. Se desarrollaron más de 2.100 procedimientos quirúrgicos  y curaciones de heridas. Además se están distribuyendo más de 28.000 kits de artículos de primera necesidad y 9.100 tiendas, refugios o kits de reconstrucción.

 

Comentarios