Back to top
22.09.2008

Guinea-Bissau: una grave epidemia de cólera asola el país

Los equipos de MSF están respondiendo a un importante brote de cólera, que afecta a la capital, Bissau, y a otras 11 regiones. Más de 6.000 personas ya han sido infectadas y cerca de 120 han muerto. Una media de 70 nuevos casos llegan cada día al principal centro de tratamiento.

-A A +A

MSF acaba de lanzar una intervención de emergencia en Guinea Bissau para hacer frente a un importante brote de cólera. Los primeros casos aparecieron en mayo, pero es sólo en agosto que la epidemia se disparó. Más de 6.000 personas ya han sido infectadas y cerca de 120 han muerto. Cada día ingresa una media de 70 nuevos casos en el centro de tratamiento que se ha abierto en la cuidad de Bissau. La capital es la zona más afectada, pero también se han registrado casos en las otras 11 regiones del país. La enfermedad afecta principalmente a las zonas donde hay una mayor concentración de personas, como por ejemplo en los alrededores de los mercados.

“Varios factores pueden explicar ese rápido contagio”, explica Daniel Remartínez, el coordinador de los equipos de MSF, “las costumbres que se siguen durante los funerales –en los que los parientes beben el agua que se usa para lavar el cuerpo- han facilitado la transmisión, también el hecho de que la mayoría de la población no dispone de medidas de higiene básicas. Esa falta de higiene convierte además a los centros de salud en un foco de contagio. Otro factor es que el 80% de la población de Bissau no tiene acceso a agua potable. Dependen de posos muy rudimentarios que pueden verse infectados por letrinas cercanas”.

MSF da apoyo al Centro de Tratamiento de Cólera que se ha abierto en Bissau y a otros 17 centros de rehidratación en el país. Los equipos han centrado sus esfuerzos en apoyar a las autoridades locales de salud donde sus capacidades eran insuficientes: han ayudado a montar los centros de tratamiento, suministran material y medicamentos y participan en la implementación y supervisión de las medidas de higiene y de control de la infección. También se ofrece apoyo médico en el manejo de los pacientes en algunos casos.

Otra línea de trabajo es la puesta en marcha de brigadas móviles que se encargarán de implementar medidas de agua y saneamiento, de desinfectar las casas de los enfermos y de buscar activamente nuevos casos para evitar que la enfermedad se propague.

A pesar de que el cólera sea endémico en el país -MSF ya respondió a otra epidemia en 2005 -, falta capacidad de respuesta para luchar contra la enfermedad. “No ha habido mejoras en los últimos años en el sistema de distribución de agua. En los centros donde intervenimos en 2005 vemos que están mejor preparados, pero en general la capacidad de respuesta local sigue siendo pobre”, dice Remartínez.

Ha habido un gran esfuerzo de las autoridades para informar sobre la enfermedad, pero faltan medios. “La gente sabe qué es el cólera y vemos que el personal de salud ya ha manejado casos, pero sigue siendo difícil frenar una epidemia porque hacen falta medidas de higiene a las cuales simplemente no tienen acceso”, añade el coordinador de MSF.

 

Comentarios