Back to top
27.05.2022

Haití: los ataques al personal sanitario dejan a la población sin acceso a la atención médica

Al menos cuatro hospitales en Puerto Príncipe han cerrado temporalmente debido a que el personal se declaró en huelga como un acto de solidaridad con sus colegas secuestrados. Nos preocupa la inaceptable situación de inseguridad que afecta a nuestros colegas de la comunidad médica de Haití.

-A A +A

Los secuestros para obtener algún rescate que tienen como objetivo a muchos habitantes de Puerto Príncipe, en Haití, incluido el personal médico, están dificultando cada vez más el acceso de la población a la atención médica.

Al menos cuatro hospitales en Puerto Príncipe han cerrado temporalmente debido a que el personal se declaró en huelga como un acto de solidaridad con sus colegas secuestrados. Por lo tanto, muchos pacientes recurren al centro de urgencias que Médicos Sin Fronteras gestionamos en el barrio de Turgeau, en Puerto Príncipe, que está cada vez más abarrotado y enfrenta grandes dificultades para derivar pacientes a otro lugar para que reciban tratamiento adicional.

Tras el secuestro del Dr. Jacques Pierre Pierre, director médico del Hospital de la Universidad Estatal de Haití el 17 de mayo, el personal de la instalación sanitaria se declaró en huelga. Del mismo modo, las actividades médicas se suspendieron en los hospitales St-Luc y St-Damien después de que la Dra. Benetty Augustin, pediatra especializada en el cuidado de niños y niñas con epilepsia, fuera secuestrada el pasado 5 de mayo cuando se dirigía a su trabajo.

“Nos preocupa la inaceptable situación de inseguridad que afecta a nuestros colegas de la comunidad médica de Haití”, asevera el Dr. Samson Frandy, director médico de nuestro centro de urgencias en Turgeau. "Los efectos que tiene sobre el ya débil sistema de salud son enormes, y esta situación está ejerciendo una presión sobre nuestro centro que es difícil de soportar".

El viernes 20 de mayo por la mañana, la afluencia de pacientes en el centro de Turgeau fue tal que se tuvo que instalar rápidamente un piso adicional en el hospital para aumentar su capacidad. La mayoría de los pacientes eran niños y niñas que no tenían otro lugar donde recibir atención médica.

Estos hechos agravan una situación ya difícil en un país donde el acceso a la atención médica es complicado para la mayoría de la población.

"Apoyamos la decisión de nuestros colegas de suspender sus servicios y expresamos nuestra más profunda solidaridad con ellos y ellas”, dijo el Dr. Samson. “Estamos haciendo todo lo posible para brindar atención de urgencia, pero pronto no sabremos a dónde derivar a las y los pacientes que requieren tratamiento adicional. Si los profesionales de la salud continúan siendo objetivo de ataques, es posible que el sistema de salud de Haití ya no pueda hacer frente a las necesidades de las personas".