Back to top
25.05.2005

"Hay que ir al hospital; es allí donde está la salvación"

Entrevista al primer enfermo confirmado de Marburg que ha sobrevivido tras ingresar en el centro de tratamiento de MSF en el hospital provincial de Uige

-A A +A

Horacio, un taxista de 27 años, es uno de los pocos pacientes de Marburg que han superado la enfermedad. El pasado 23 de abril, después de pasar 13 días ingresado y al comprobar que ya no presentaba síntomas, pudo regresar a casa. Cuando le visitamos al día siguiente, estaba todavía muy débil. Ausente, como mirando desde un abismo, Horacio apenas podía hablar. Parecía haber borrado todo recuerdo de su estancia en el hospital. Sólo rememoraba el momento en el que le anunciaron su salida. A la semana siguiente, cuando le volvimos a visitar, su aspecto había mejorado mucho. Su paso era ya más firme y su mirada se había vuelto a llenar de vida. Ese día Horacio pudo, y quiso, contestar a unas pocas preguntas de nuestros equipos y de la radio local de Uige.

¿Cómo empezó todo, cuáles fueron los primeros síntomas?

Al principio no sabía que era Marburg, no me lo creía. En los primeros días sentí dolor de cabeza, luego paludismo intenso [náuseas y otros síntomas propios de la malaria, una enfermedad muy común en Angola] y fiebres altas. También diarreas. No podía trabajar, así que me quedé en casa. Pero cuando vi que no mejoraba en casa, decidí irme al hospital.

¿Cómo le atendieron en el hospital?

Fui bien atendido por el equipo de Médicos Sin Fronteras. Estuve allí como una semana y cuando empecé a mejorar un poquito me fui otra vez para casa.

Y ahora, ¿cómo se siente?

Ahora me siento sano. Y feliz también. Todo ello gracias a los esfuerzos de Médicos Sin Fronteras y de toda la gente que me ha ayudado moralmente.

¿Se siente capaz de hacer esfuerzos físicos, algún trabajo?

Me estoy recuperando. También me afectó muchísimo psicológicamente, pero ya me siento algo mejor. Físicamente, sin embargo, todavía no me siento bien.

¿Entiende que la gente tenga miedo de ir al hospital?

Yo puedo dar fe de que esta enfermedad existe y que es muy peligrosa. Aconsejo a las personas que tengan síntomas, como dolor de cabeza o fiebres altas, que acudan inmediatamente al hospital. Quedarse en casa cuando uno está enfermo puede tener graves consecuencias para los familiares. Hay que ir al hospital; es allí donde está la salvación. No entiendo por qué alguna gente huyó del hospital o por qué algunos dicen que allí matan a la gente. Yo no vi esto. El hospital es un lugar donde puede uno recuperarse.

¿Cómo reacciona su familia ahora que está en casa?

Mi familia está bien aconsejada por los médicos. Saben cómo comportarse conmigo. Además, ven que ya me siento mucho mejor.

¿Pero no tienen miedo?

No, porque entienden que la enfermedad ya pasó.

Más adelante, ¿qué piensa hacer?

Me estoy recuperando poco a poco y luego pienso volver al trabajo, como de costumbre. Incluso podría ayudar a los médicos en la lucha contra el Marburg.

[Unas semanas después de salir del hospital, una vez recuperado, Horacio ha sido contratado por MSF. Con su testimonio, ahora colabora en las actividades de sensibilización de la población].

Comentarios