Back to top
07.07.2016

Hamid, desplazado de Ramadi en Bagdad, Irak

-A A +A

Hamid Khalaf Ahmed tiene 64 años. Es de Ramadi, al norte de Bagdad.

Dejó su ciudad natal para buscar refugio en Bagdad cuando el Estado Islámico (EI) tomó el control de su localidad. Hamid es agricultor y padre de diez hijos. Poseía un poco de tierra en el pueblo de Al Hamadeya, en las afueras de Ramadi. Su esposa tenía una tienda en el pueblo. El 5 de agosto de 2014, cuando el EI atacó Al Hamadeya, huyó con su familia a Al Malaab, una localidad cercana a pocos kilómetros de Ramadi. Se instaló en una casa que su primo acondicionó para él y vivió allí durante unos meses. Finalmente, Al Malaab también cayó en manos del EI y el 17 de marzo de 2015 Hameed se vio obligado a huir de nuevo, esta vez en dirección a Abu Ghraib, un distrito al oeste de Bagdad. Toda la familia huyó, a excepción de una de las hijas de Hamid, Afaq, que se quedó con su marido. La casa de Afaq fue alcanzada por ataques aéreos y murieron nueve miembros de la familia, incluido su esposo. Huir a través de aldeas controladas por el EI no fue fácil para alguien que lo había perdido todo.

En Abu Ghraib, Hamid sigue adelante gracias a la caridad de los vecinos y de organizaciones benéficas locales. Está traumatizado por la violencia de la que fue testigo y espera regresar a su casa y recuperar su tierra en Ramadi. "No tenemos lazos aquí en Bagdad. ¿Por qué debería quedarme? Allí tengo parientes, amigos y mi hermana. Yo preferiría volver a Ramadi".

Hamid, desplazado de Ramadi en Bagdad, Irak