Back to top
16.05.2008

Kenia: MSF es testigo del retorno forzado en un campo de desplazados

Los habitantes del campo son amenazados y obligados a abandonarlo, pese a que muchos de ellos tienen miedo a volver a sus lugares de origen o no tienen donde ir

-A A +A

Durante la última semana, trabajadores humanitarios de la organización medico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) han sido testigo del retorno forzado de personas desplazadas que viven en el campo de Endebess, al oeste de Kenia. Los habitantes del campo son amenazados y obligados a abandonarlo, pese a que muchos de ellos tienen miedo a volver a sus lugares de origen o no tienen donde ir.

“MSF es consciente de la importancia de un retorno y reasentamiento de aquellos que tuvieron que desplazarse durante la violencia post electoral en Kenia, pero pensamos que tiene que ser voluntario y llevado a cabo de forma organizada. En Endebess esto no se ocurriendo así”, afirma Rémi Carrier, coordinador general de MSF en Kenya.

El miércoles 14 de mayo MSF vio a oficiales del gobierno y policía armada yendo de tienda en tienda amenazando a la gente y presionándoles para que se fueran. El personal de MSF también ha sido testigo de detenciones y palizas en el campo.

En la última semana, alrededor del 80% de la población original del campo (9.000 personas) se han ido. Algunos se fueron ya que el gobierno les prometió seguridad, refugio, semillas, comida y dinero si volvían, mientras que otros se fueron porque fueron amenazados con represalias si no lo hacían. De los 1.200 que aún quedan, la mayoría o están demasiado traumatizados o asustados de lo que les pueda pasar cuando vuelvan a casa, o no tienen donde ir.

Durante visitas a pueblos cerca del campo de Endebess, el personal de MSF encontró que un grupo de gente con tiendas las había tirado en los campos o en la cuneta. Algunos han encontrado refugio en un colegio. “No se ha preparado casi nada para la gente que ha sido empujada de los campos. El acceso a agua, letrinas y artículos básicos es escasa. Estamos preocupados sobre el seguimiento clínico de estas personas”, dice la doctora Natasha Ticzon de MSF.

Muchas de estas personas desplazadas dicen que han sido presionadas para dejar el campo y ahora están esperando recibir asistencia del gobierno. Según ellos, han recibido poco apoyo del gobierno pese a las promesas de que recibirían un paquete compensatorio de reasentamiento, y poco se ha hecho para afrontar las raíces de su desplazamiento. Un hombre en el campo de Endebess explica: “Fue mi vecino quien nos empujó a irnos. Aún está ahí y tiene su panga (machete) en su casa. ¿Cómo podemos volver en estas condiciones?”

MSF continuará asistiendo a las personas afectadas por la violencia post electoral en Endebess y sus alrededores y hace un llamamiento a las autoridades para que aseguren un retorno y reasentamiento voluntario, bien organizado y de forma respetuosa.

Comentarios