Back to top
16.04.2021

Así ha mejorado la vida de nuestros pacientes con diabetes

Mohamed y Drucille viven en Dadaad (Kenia) y en Paoua (República Centroafricana), respectivamente. Ambos tienen diabetes tipo 1, una enfermedad crónica que requiere de inyecciones diarias de insulina para regular su azúcar en sangre. Esta es su historia, un siglo después del descubrimiento de la insulina.

-A A +A

Mohamed, refugiado somalí en el campo de Dadaab (Kenia)

Mohamed Husein tiene 27 años y vive con diabetes de tipo 1. Es profesor de Ciencias en una escuela primaria en Dagahaley, en enorme campo de refugiados de Dadaab (Kenia).

A Dadaab llegó en 1992 con su madre, después de huir de la violencia en Somalia. Pasó sus estudios en el campo y ahora está cursando la licenciatura en Educación en una universidad local, patrocinada por una de las agencias de los campamentos.

Mohamed se casó cuando tenía 15 años y su esposa, 18. Ella ayudó a cuidar a su madre enferma mientras él se concentraba en sus estudios.

“Mi madre estaba muy enferma y no tenía a nadie que la cuidara”, dice. “Necesitaba centrarme en estudiar para tener un futuro mejor y mi hermana era demasiado joven en ese momento. Mi esposa cuidó muy bien a mi mamá". Mohamed y su esposa ahora tienen cuatro hijos, todos nacidos en Dadaab.

A Mohamed le encantaba el fútbol, ​​pero tuvo que dejar de jugar cuando su salud se deterioró repentinamente. “Solía ​​jugar fútbol, ​​pero lo dejé en 2014 porque me agotaba”, dice. "Empecé a orinar con frecuencia y bajé de peso, pasando de 68 kg a 35 kg".

Mientras visitaba a un tío en Nairobi en 2016, fue a un centro de salud donde le analizaron el nivel de azúcar en sangre y comprobó que estaba altoSe le suministró insulina, pagada por su tío, que tomaba tres veces al día. Un mes después, regresó a Dadaab y llegó a nuestro hospital en Dagahaley.

“Fui al hospital y me cambiaron el tratamiento”, dice. “[En el hospital] Me enseñaron mucho para ser como soy hoy. Ni siquiera me siento diabético. Me explicaron cómo inyectarme, a entender la hiperglucemia y la hipoglucemia".

El equipo de Mohamed para combatir la diabetes

Mohamed se inyecta insulina dos veces al día y tiene una visita de seguimiento en el hospital cada tres semanas. “El médico aquí nos planifica los horarios”, dice. “Yo mismo voy a revisión cada 21 días, cuando también reponen los suministros. La insulina del frasco suele ser suficiente para 21 días".
 

Mohamed dice que la caja de enfriamiento portátil es incluso mejor que el refrigerador que usaba antes. “Cuando usas un refrigerador, a veces está demasiado frío, de modo que cuando te inyectas te hace temblar un poco”, dice. “Llevo el mío incluso a clase y no molesta a nadie. La gente sabe que la diabetes no es contagiosa, y si algo no se puede transmitir, la gente no se preocupa demasiado".

El principal desafío del régimen, dice Mohamed, es que no puede comer durante al menos 30 minutos después de recibir insulina. Mohamed no tiene problemas para usar el glucómetro. "Interpretar los resultados del glucómetro es bastante fácil", dice. “Funciona muy rápido y emite un pitido cuando está listo. Sé qué rango se supone que es alto o bajo". De vez en cuando experimenta hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en sangre, pero ha desarrollado estrategias para afrontarlo. “La última vez que lo experimenté fue durante el Ramadán, cuando normalmente ayunamos”, dice. “También sucede cuando viajo o cuando camino demasiado tiempo. La mejor manera es llevar dulces en el bolsillo, pero solo cómelos cuando siento que la hipoglucemia comienza".


Drucille, 9 años, Paoua, República Centroafricana

Drucille en el hospital de Paoua.

A Drucille le diagnosticaron diabetes de tipo 1 a los 2 años. Esta enfermedad crónica suele darse en niños, adolescentes y adultos jóvenes cuyo páncreas no puede producir insulina por diversas razones, a menudo relacionadas con una inmunodeficiencia.

La vida de Drucille está marcada por un tratamiento diario que solo puede tomar en el hospital de Paoua (una ciudad de 17.000 habitantes en la República Centroafricana (RCA) cercana a la frontera con Chad y Camerún) apoyado por MSF debido a su coste, almacenamiento y dificultades de uso. La falta de insulina significa que necesita una dosis dos veces al día para sentirse bien y evitar complicaciones que pongan en peligro su vida. Sin acceso a este tratamiento con insulina, Drucille podría morir en cuestión de días o, en el mejor de los casos, de semanas.

Cada día, se reencuentra con el equipo médico a las 6:30 de la mañana para recibir su primera dosis de insulina del día. La diabetes de tipo 1 suele ser complicada de manejar: el tratamiento con insulina incluye una combinación de insulina de acción prolongada, que ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre de forma constante a lo largo del día, y de insulina de acción corta, que suele estar vinculada a la naturaleza y el horario de las comidas.

Sus padres viven en un pequeño pueblo a más de 30 kilómetros de Paoua. Además del mal estado de las carreteras y de la inseguridad, sus padres no pueden permitirse el coste del transporte al hospital cada día. Así que no tuvieron otra opción que dejarla a cargo de uno de sus tíos que vive en Paoua.
 

Drucille, de 9 años, diabética, en Paua, República Centroafricana

Como muchas personas con diabetes de tipo 1, Drucille también necesita seguir una dieta baja en azúcares además de su tratamiento. No siempre es fácil encontrar los alimentos adecuados y el equipo médico ha sido de gran ayuda a la hora de identificar lo que puede comer y las mejores formas de mantenerse sano y controlar su diabetes.

"No bebo zumos ni café dulce y no como galletas ni dulces. Si las gachas son demasiado dulces, tampoco puedo comerlas. Incluso los plátanos pueden ser peligrosos para mi salud. Solo puedo comer cosas ácidas y amargas", explica Drucille.