Back to top
26.07.2006

La ayuda empieza a llegar a pesar de las dificultades de acceso

Noche del martes 25 de julio de 2006, Christopher Stokes, director de operaciones de MSF, explica por teléfono desde Beirut las necesidades más apremiantes que ha detectado en el sur del país.

-A A +A

“Entré en Líbano hace tres días y fui directo hacia el sur para unirme a nuestros equipos allí. Tal y como fuimos más y más hacia el sur descubrimos que había dos tipos de Líbano. Por un lado está el Líbano de las montañas, Chouf, que de momento se ha escapado del conflicto pero que está recibiendo a muchos desplazados. En centros colectivos y escuelas están instalando tiendas para miles de personas.

Y entonces cuando sales de las montañas y vas más hacia el sur, cerca de donde se están produciendo los combates, te encuentras una área de tierra enorme, a 50 o 60 kilómetros de la frontera, donde se han estado produciendo bombardeos, donde las bombas caen sobre autopistas, bloques de apartamentos y donde mucha gente ha huido.

Entras en estas ciudades que parecen ciudades fantasma, el 30 o 40% de la población se ha quedado pero vive en sus apartamentos, encerrada y no sale. Tampoco salen para conseguir asistencia médica. De momento, están muy aislados. Definitivamente, es una población que necesita ayuda, así como los heridos.

Además de todo esto, en estas ciudades del sur que están bajo los bombardeos también hay desplazados que están viviendo en sótanos, aún en peores condiciones. Necesitan materiales básicos: colchones, mantas, comida, leche en polvo... Precisamente las cosas básicas que se necesitan para vivir”.

Desde el pasado fin de semana, un equipo de Médicos Sin Fronteras tiene su base en Tiro, una ciudad al sur del país. Un médico de MSF está apoyando al personal de uno de los hospitales.

“En el hospital de Tiro recibieron a 24 heridos en un periodo muy corto de tiempo. La gente de nuestro equipo vio que se trataba claramente de civiles y fueron atacados cuando viajaban cerca del mismo hospital. Para el personal del hospital está siendo muy difícil hacer frente a esto.

Quiero destacar que en la mayoría de sitios los cirujanos libaneses, y hay muchos muy cualificados, han permanecido en los hospitales. Han continuado en sus puestos incluso en zonas donde corren mucho riesgo y peligro. Un hecho importante a tener en cuenta es que muchos de estos médicos están muy cansados porque han trabajo muy duro en los últimos días, pero también los suministros son una cuestión clave para ellos. Y los suministros básicos están empezando a agotarse”.

Está siendo muy difícil transportar todo el material de ayuda necesario, ya que los camiones con ayuda humanitaria tampoco están a salvo de los bombardeos. “Nos gustaría hacer más. De momento nos limitamos a lo que podemos hacer en Tiro. Conseguir suministro aquí para el sur es muy difícil. Evidentemente necesitamos camiones, necesitamos ser capaces de movernos. Por el momento nuestro equipo está parado, mientras intentamos organizar el envío de material al sur mañana por la tarde, usando algún tipo de vehículo particular”, explica Stokes.

Comentarios