Back to top
14.04.2015

La interrupción de las campañas de vacunación durante meses ha puesto en situación de riesgo a la población infantil de Liberia

Las campañas rutinarias de vacunación en los países de África Occidental afectados por el virus del Ébola se han reducido considerablemente desde el inicio de la epidemia. En el condado liberiano de Montserrado, MSF ha llevado a cabo recientemente una campaña de vacunación contra el sarampión con protocolos de seguridad adaptados. Philippe Le Vaillant, representante de MSF en Liberia, subraya la necesidad de aumentar la cobertura de las campañas de vacunación a medida que se restaura la confianza en los servicios médicos.

-A A +A

¿Cómo afectó la epidemia de Ébola a la vacunación rutinaria de los niños en Liberia?

Del mismo modo que cualquier otro servicio médico en el país, el brote de Ébola también ha reducido significativamente las actividades de vacunación. Las autoridades de Liberia informaron de que el número de niños vacunados mensualmente se había reducido en un 60 % a finales de 2014. La cobertura de la vacunación contra el sarampión también se redujo al 58 %, mientras que el nivel mínimo aceptable debe situarse en al menos el 80 % para ofrecer una protección efectiva contra el virus. Desde enero se estima que unos 92.000 niños menores de un año no han recibido ningún tipo de vacuna en Liberia, y son por lo tanto vulnerables a diversas enfermedades infantiles que se pueden prevenir.

 

¿El acusado descenso de nuevos casos de Ébola en Liberia ha permitido reanudar las actividades de inmunización?

En Monrovia, la mayoría de los centros de salud han reabierto sus puertas y muchos de ellos son capaces de proporcionar inmunización sistemática. Pero los profesionales sanitarios necesitan contar con todas las garantías antes de volver a realizar inyecciones, ya que el contacto con la sangre representa uno de los principales riesgos de contagio. Por otra parte, la gente todavía tiene miedo a acudir a los centros médicos en busca de atención. Una de nuestras prioridades es superar la pérdida de confianza en el sistema de salud, tanto por parte de los trabajadores sanitarios como de los pacientes, a través de actividades de formación y de sensibilización de la comunidad.

 

Una reciente publicación sugiere que podría producirse un brote de sarampión regional devastador debido al descenso en las tasas de cobertura. ¿Qué posibilidades hay de que esto suceda?

En realidad, ya se había declarado un brote de sarampión en enero de 2014 en Conakry, Guinea, justo antes de que comenzara la epidemia de Ébola. A principios de marzo de este año, los equipos de MSF registraron aproximadamente 180 casos de sarampión en la capital de Liberia. Más allá de las cifras y las previsiones, resulta esencial reforzar la vigilancia y la investigación de casos sospechosos, aunque la necesidad más urgente es la restauración de una mayor cobertura de vacunación.

 

¿Qué asistencia ofrece MSF para el control de los casos de sarampión y favorecer la vacunación en Liberia?

En el condado de Montserrado, MSF ha apoyado a los centros de salud con donaciones y formación, por ejemplo sobre la forma de aislar y cuidar a los niños infectados. También estamos trabajando con las autoridades sanitarias de Liberia y sus asociados para reforzar la vigilancia y el control geográfico.

Entre el 18 y el 19 de marzo nuestros equipos realizaron una campaña de vacunación contra el sarampión en el barrio de Peace Island. Este barrio de Monrovia había registrado el mayor número de casos de sarampión. Se inmunizó a quinientos niños de entre seis meses y 5 años de edad. Durante esta campaña se pusieron en práctica protocolos de prevención de infecciones reforzados, que incluyeron medidas como la detección sistemática de fiebre y la realización de un cuestionario médico, la desinfección de los guantes entre cada inyección y la reducción de la longitud de las colas de espera, entre otras. Otro de nuestros objetivos era demostrar que es posible vacunar de manera segura en un contexto de Ébola.

Esperamos que las lecciones aprendidas en esta campaña piloto limitada nos ayuden a organizar la campaña de vacunación masiva que las autoridades liberianas han previsto para el próximo mes de mayo. Lo ideal sería que también pudiésemos inmunizar a los niños contra otras patologías (poliomielitis, tétanos, difteria, tos ferina, etc.) y distribuir vitamina A, así como tratamiento preventivo contra la malaria, especialmente con la temporada de lluvias a punto de comenzar. Desde el inicio de la epidemia, el riesgo de contaminación con Ébola había excluido la posibilidad de vacunar. Esperamos que ahora sea posible cambiar esta situación.

 

Comentarios