Back to top
07.03.2012

“La prevención es el reto más importante”

En diciembre de 2011, la enfermera neerlandesa Marja Scholten coordinó una campaña de vacunación preventiva de meningitis A en Chad. Un equipo de 300 personas consiguió inmunizar a más de 108.000 individuos, esta vez con una nueva vacuna que proporciona hasta 10 años de protección contra la enfermedad.

-A A +A

Esta era tu segunda misión en Chad…
Estaba contenta de regresar a Chad, al distrito de Mandelia, donde ya había estado un mes antes participando en la prevención de una epidemia de cólera. Esta vez se trataba de una campaña de vacunación contra la meningitis A.

¿Qué es la meningitis y cómo se combate?

La meningitis provoca una inflamación de las membranas que rodean el cerebro. La enfermedad es responsable de numerosas muertes cada año y se propaga por una extensión tan amplia de África subsahariana que la zona afectada, dentro de la que se encuentra Chad, se conoce como el Cinturón de la meningitis. Este año, trabajamos con una nueva vacuna, la MenAfriVac, que ofrece una protección más prolongada que las otras vacunas existentes: 10 años en lugar de 2 o 3. Por primera vez, participamos en una campaña de prevención. Normalmente, empezamos a vacunar una vez que las enfermedades ya se han extendido, pero para en el caso de la meningitis, la prevención es el reto más importante y ya se ha previsto formar a todos los responsables de los centros de salud de la región.

La campaña de vacunación se llevó a cabo en el distrito de Mandelia.
Mandelia se encuentra a una hora en coche de la capital, Yamena. El distrito está dividido en 18 zonas, de las que 16 disponen de un centro de salud que dispensa una amplia asistencia médica, incluidas consultas, asistencia a partos y vacunaciones. El centro de salud es una clínica dirigida por un enfermero acompañado de asistentes que tienen una formación médica básica. Estuve muy contenta de volver a ver a todo el mundo y el sentimiento era recíproco, puesto que habíamos establecido unas muy buenas relaciones de trabajo durante la epidemia de cólera. Admiro muchísimo a este grupo de enfermeros que trabajan realmente duro y que son responsables de todos los problemas médicos en su zona. Estuvieron muy contentos de la formación que les habíamos dado durante la epidemia de cólera.

Vacunar a la población de todo un distrito no debe ser fácil. ¿Cómo fueron los preparativos?
Tras la estación de lluvias, el acceso a la región resultaba más difícil, y nuestra primera preocupación fue encontrar una solución para llevar las vacunas a las zonas más remotas. Una gran parte de la zona solo era accesible en piragua. Junto con el equipo logístico, realizamos una evaluación: ayudados de un poste de madera, empujamos la piragua a aguas más profundas, en medio de un espectacular paisaje. En Logone Gana, a orillas del río Logone, valoramos la posibilidad de transportar las vacunas en barco para poder llegar a las zonas más aisladas, a cierta distancia del río. La población local observaba con gran interés nuestros movimientos y negociaciones con las comunidades.

Durante este tiempo, el equipo médico preparó los módulos de formación para los 50 enfermeros que necesitábamos para llevar a cabo la campaña. Los preparativos se desarrollaron según lo planificado, pero desgraciadamente no ocurrió lo mismo con el calendario de la vacunación. Trabajamos en colaboración con el médico jefe del distrito, pero a pesar de toda su buena voluntad, tenía que acatar las disposiciones del Ministerio de Salud y esto provocó lamentables retrasos y frustraciones.

Por suerte, todo se arregló tres días antes de iniciar la campaña. La fecha de inicio oficial era el 10 de diciembre, pero recibimos una comunicación del Presidente del país informándonos de que iba a lanzar oficialmente la vacunación el día 11. Se celebró una ceremonia oficial de inauguración con el jefe del distrito. Los primeros en ser vacunados fueron los niños, y durante la campaña el Ministro de Salud en persona efectuó una visita a nuestra región. Incluso salimos en las noticias de las ocho.

¿Conseguisteis vuestro objetivo?
Una vez que la maquinaria se puso en marcha, todo se desarrolló sin problemas, con pequeños reajustes a medida que pasaba el tiempo para conseguir llegar a cuantas más personas posibles en la franja de edad de 1 a 30 años. Los hombres jóvenes y los soldados supusieron un verdadero desafío, ya que creían que las vacunas eran solamente para niños. Trabajamos durante 11 días, desde la preciosa salida del sol a las 6 de la mañana, hasta que se detenía el generador y se apagaban las luces a las 22 horas. Durante el tiempo libre, visitamos tantos lugares como pudimos: mercados, iglesias y mezquitas. Hacia el final de la campaña, los equipos incluso fueron casa por casa para asegurarse de que todo el mundo había sido vacunado. El ambiente fue genial y todos estábamos muy motivados.         

En torno a 300 personas participaron en la campaña, entre enfermeros, personal de registro, logística y muchos otros. En 11 días vacunamos a un total de 108.511 personas, alcanzando el 91% de la población destinataria. El 8% restante probablemente fue vacunado en Camerún o en el distrito vecino, donde se realizó una campaña de vacunación parecida. No observamos efectos secundarios a la vacuna, y al final de nuestra misión pudimos afirmar que la campaña había sido todo un éxito.

Comentarios