Back to top
25.11.2020

La violencia se ceba más con las mujeres solo por le hecho de ser mujeres

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se celebra hoy, 25 de noviembre, queremos subrayar que las mujeres son especialmente vulnerables en situaciones de violencia, conflicto y desplazamiento.

-A A +A

A día de hoy, son más de 32 millones las mujeres desplazadas en todo el mundo y corren más riesgos solo por el hecho de ser mujeres.

Y es que ellas, especialmente las mujeres que viven en países en desarrollo, sufren de forma desproporcionada violencia sexual y de género y otros problemas relacionados con la salud reproductiva.

La carga que supone un estado de salud débil es aún mayor entre ciertos grupos de mujeres como las refugiadas, las migrantes y las trabajadoras del sexo. De esta manera, las estrategias para ofrecer servicios a estas poblaciones deben estar adaptadas a sus necesidades.

En los casos de asistencia a víctimas de violencia sexual, deben recibir asistencia médica rápidamente para atajar las posibles consecuencias de la agresión. También debe mejorar el acceso a la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo, a servicios de planificación familiar y a cuidados posparto y posaborto.

En 2019, en nuestros proyectos en todo el mundo, atendimos a 28.800 víctimas de violencia sexual.

Estas son las historias de Poppy, Aya y Sonia. Con menos de 30 años, lo que ellas tres han vivido en sus propias carnes muestra una problemática grave y global que millones de otras sufren a diario, a menudo en silencio.

Poppy Makgobatlou

Durante 29 años, Poppy Makgobatlou sufrió abusos físicos y mentales a manos de su esposo. Se quedó con él porque “en nuestra cultura, respetamos los deseos de nuestros padres y mi madre sintió que la humillaría si lo dejaba”. “Él solo iba y venía, y cuando estaba en casa peleaba conmigo. Me rompió el hombro". Cuando le preguntamos si quería que le cambiáramos el nombre para preservar su anonimato, Makgobatlou respondió con énfasis: "¡No!". “Si una mujer abusada escucha mi historia, quiero que sepan que yo, Poppy Makgobatlou, solía esconder mis problemas, pero eso te mata por dentro. Debes decirlo”.

Aya tiene 22 años. Es de Costa de Marfil y madre de gemelos de 4 años.


Aya (nombre cambiado) tiene 22 años. Es de Costa de Marfil y madre de gemelos de 4 años. Fue rescatada el 19 de febrero de 2020, junto con su esposo e hija, en aguas internacionales frente a las costas de Libia, por el Ocean Viking. Su otro hijo se quedó en su país de origen, con su tía. “En Libia, estaba encerrada entre cuatro paredes la mayor parte del tiempo. No salí mucho. Viví principalmente en Zawiyah y Bani Walid”. “En la cárcel, las mujeres pagan más para salir. Saben que las mujeres tienen miedo y no pueden escapar, especialmente cuando tienen un hijo, mientras que los hombres tienen más probabilidades de escapar. Incluso para lavarte, son los hombres quienes lo hacen. Te dicen que te desnudes… Llevan a las mujeres a un rincón, pueden ser dos, incluso tres personas, para violar a una sola mujer. Vi a las mujeres irse y regresar después de esto. Imaginad cómo estaban. Las destruyeron, querían suicidarse. Habían perdido su dignidad. En las cárceles, las violaciones son diarias. Y muchas veces quieren hacerlo con la misma mujer ... hacer lo mismo que el día anterior”.

Sonia, de 25 años, fue violada por un hombre armado. La tratamos de inmediato contra ETS en el hospital.
Sonia, de 25 años, fue violada por un hombre armado. La tratamos de inmediato contra enfermedades de transmisión sexual en el Hospital St Mary Soledad en Bamenda, en el noroeste de Camerún, y nuestros expertos en salud mental siguieron su caso.

En la encrucijada: la historia de Fouzia

#ViolenceAgainstWomen #DiaMundialcontralaViolenciadeGenero #25Noviembre