Back to top
07.12.2013

Los combates en Bangui provocan la huida de miles de personas

MSF trata cientos de heridos en las últimas 48 horas.

-A A +A

Nueva oleada de desplazados en la República Centroafricana después de que millares de habitantes de la capital se vieran obligados a huir en masa para buscar protección en diferentes puntos neurálgicos de la ciudad (aeropuerto o centros de culto). Cientos de heridos han recibido tratamiento después de los ataques del pasado jueves. Médicos Sin Fronteras está ampliando sus actividades para continuar con el tratamiento de los heridos y para facilitar el acceso a servicios médicos a los 14.000 desplazados reunidos en los dos lugares en los dos lugares de más concurridos de la ciudad.

En los dos últimos días, los equipos de MSF han tratado a más de 190 heridos en el hospital Comunitario de Bangui. La mayoría de los heridos presentaban traumas por arma de fuego o por arma blanca (machetes y cuchillos). El hospital se encuentra ahora saturado por el número de heridos, que han continuado llegando durante el día de hoy. Algunos de los heridos reciben tratamiento en el mismo campo de desplazados improvisado en la ciudad y son referidos al hospital sólo cuando es necesario.

“Por el momento hemos podido tratar a los heridos por los ataques, pero estamos preocupados por la capacidad del hospital, que se quede pequeño en los próximos días”, dice Marie Elisabeth Ingres, coordinadora del proyecto en el hospital.

MSF, en este sentido, ha abierto un segundo quirófano en el hospital y ha levantado tres tiendas para aumentar la capacidad del mismo. Un segundo equipo quirúrgico se encuentra de camino hacia Bangui. MSF también ha iniciado sus actividades en el centro de salud Castor, donde trata pacientes con heridas menores, mientras también da asistencia a mujeres embarazadas. “Hay un aumento del número de familias desplazadas que buscan protección en el grupo y en diferentes lugares de culto en la ciudad”, dice Ingres. “Están viviendo en condiciones precarias. Se necesita que llegue mucha más ayuda de forma urgente y que lleguen más actores humanitarios para poder asistirlos”.

MSF ha puesto en marcha clínicas móviles para atender a los 14.000 desplazados en el aeropuerto de Bangui y en la misión católica Don Bosco. MSF atiende a la población más vulnerable, niños de menos de cinco años y mujeres embarazadas. Los heridos son trasladados al centro Castor o al Comunitario, dependiendo de la gravedad. En Don Bosco, los equipos están trabajando en la instalación de servicios sanitarios para los entre cinco y seis mil desplazados allí.

En los últimos días, el conflicto también ha llegado a Bossangoa, a 300 kilómetros al norte de Bangui. Los equipos han atendido a una veintena de heridos y continúa ofreciendo servicios médicos y agua a los más de 35.000 desplazados en la ciudad.

Tras haber sufrido inestabilidad político-militar durante décadas, la República Centroafricana se enfrenta ahora a una emergencia humanitaria crónica y también a una emergencia sanitaria. MSF lleva trabajando en la RCA desde 1997. En la actualidad mantiene siete proyectos regulares en Batangafo, Boguila, Carnot, Kabo, Ndelé, Paoua y Zemio y ha iniciado operaciones de emergencia en Bossangoa, Bouca y Bria desde marzo. Un equipo móvil de emergencia se ha trasladado a áreas afectadas últimamente por la violencia, como Bouar, Mbaiki y Yaloké.

 

Comentarios