Back to top
14.11.2007

“En los conflictos actuales, la violencia contra los civiles se utiliza como un arma de guerra”

La emergencia diaria de las poblaciones desplazadas, a debate de la mano de dos expatriados de MSF en una charla en directo en IRC Hispano

-A A +A

Las emergencias relacionadas con el desplazamiento forzado de poblaciones se encuentran entre las más olvidadas del mundo, a pesar de la enormidad de las cifras: se calcula que actualmente existen unos 14 millones de refugiados y 24,5 millones de desplazados internos, personas que se vieron obligadas a abandonar sus hogares huyendo de la persecución o la violencia.

Estas poblaciones han quedado al margen de las agendas políticas y mediáticas, y viven una emergencia diaria, sometidas a condiciones extremas en materia de cobijo, asistencia médica, nutrición, saneamiento y desprotección ante la violencia, en un escenario internacional en el que los civiles son cada vez más víctimas buscadas de los conflictos.

Así lo explicó Susana López Quintana, trabajadora de MSF con experiencia en Darfur (Sudán), Uganda o República Democrática del Congo (RDC), durante la charla celebrada el pasado 7 de noviembre con la colaboración de IRC Hispano, la mayor red de habla hispana, para debatir con los internautas sobre la problemática del desplazamiento y el trabajo humanitario en estos escenarios complejos.

“En los conflictos actuales, la violencia contra los civiles se utiliza como ‘arma de guerra’ –afirmó–, es decir que ya no son conflictos clásicos entre ejércitos, sino que la población pasa a ser objetivo”. En el caso de las mujeres, esta tendencia tiene consecuencias mucho más graves aún, ya que “la violencia sexual es otra de estas armas”.

A su vez, el logista de Médicos Sin Fronteras y actual Delegado Adjunto de la organización en Madrid, Juan Goyanes, quien también ha trabajado en Sudán, apuntó que muchos de estos conflictos ni siquiera se reconocen como una guerra, a pesar de que “provocan una desestabilización importante en muchos países”. “Muchas de ellas son crisis olvidadas que tienden a perpetuarse y a pasar desapercibidas”, añadió.

En estos emplazamientos, los desplazados “normalmente llegan sin nada”, explicó Juan Goyanes, de forma que organizaciones como MSF intentan cubrir sus necesidades más básicas, siendo prioritarias la búsqueda de cobijo en un lugar seguro, el acceso a agua potable, la alimentación y la atención médica. “Si no fuese por la ayuda humanitaria, no tendrían acceso a ningún tipo de ayuda”.

La charla, que invitó a los internautas a “ponerse en la piel de un trabajador humanitario” durante una hora, tomó prestado el lema de la exposición itinerante ‘Humanitarios en Acción’, que el pasado septiembre inició su tercera gira por España. La muestra permite al visitante asumir el rol de un médico, un enfermero o un logista en su primer día de misión en un campo de desplazados.

Asimismo, durante el chat, que contó con la participación de unos 60 internautas, se abordaron cuestiones como la financiación de MSF, la transparencia, la seguridad de los trabajadores humanitarios o la responsabilidad de los Estados en la protección y asistencia de los civiles.

Comentarios