Back to top
06.05.2015

Los equipos de MSF brindan atención en las aldeas remotas afectadas por el terremoto

Desde el 29 de abril, los equipos médicos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Nepal recorren a pie y en helicóptero las poblaciones que han quedado aisladas. Los distritos de Dhading, Gorkha, Rasuwa y Sindhupalchowk resultaron duramente golpeados el sábado 25 de abril por un terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter. Desde entonces, muchas aldeas apenas han recibido ayuda.

-A A +A

Si bien las personas gravemente heridas fueron evacuadas inmediatamente en las jornadas que siguieron al terremoto, quienes se quedaron permanecen atrapados en sus poblados. Muchas carreteras y caminos están bloqueados por avalanchas y derrumbes provocados por el seísmo y las siguientes réplicas. Los equipos médicos de MSF emplean helicópteros para valorar las necesidades y proveer ayuda en estas aldeas aisladas. Del 29 de abril al 4 de mayo, los equipos médicos de MSF han recorrido más de 15 localidades para ofrecer atención a sus habitantes.

El pasado 3 de mayo un equipo abrió una clínica temporal en el área de Chhapchet, en el distrito de Dhading. En este centro facilita asistencia médica básica y realiza intervenciones quirúrgicas menores. Al día siguiente, un segundo equipo aterrizó en Lapubesi, en el distrito de Ghorka, donde permanecerá ahí durante tres días para proveer asistencia médica en la zona.

“Estamos atendiendo tanto a pacientes con necesidades de cuidados médicos básicos como personas que presentan heridas producidas durante el terremoto y que ahora se han infectado”, explica Anne Kluijtmans, enfermera de MSF. “Estamos limpiando y vendando heridas, distribuimos antibióticos y medicamentos analgésicos. También hemos atendido casos de neumonía, ente ellos, niños”.

 

Comida, refugio y necesidades de salud mental

Con muchas aldeas completa o parcialmente destruidas, la necesidad más importante en este momento es el refugio para las personas que están viviendo a la intemperie. Por otro lado, otras comunidades que se encuentran en zonas más aisladas en las montañas están sufriendo escasez de alimento. Los equipos de MSF han empezado a distribuir alimentos energéticos y mantas en Kyanjin Gumba, en Rasuwa; y en Nampa Golche, en Sindhupalchowk. Estos equipos también han distribuido más de 500 kits de refugio en Gorkha. Nuestros equipos siguen buscando formas efectivas para hacer llegar alimentos y materiales para construir refugios a las montañas, donde las temperaturas en los puntos más altos bajan de cero por la noche.

MSF también está detectando necesidades importantes en materia de salud mental provocadas por la traumática experiencia que ha supuesto el sismo. Con este objetivo está incorporando a especialistas en salud mental que brindan primeros auxilios psicológicos en algunas de las aldeas más afectadas.

MSF ha evaluado la situación de algunos de los principales hospitales en Katmandú y su periferia que han estado tratando a heridos. Mientras que, en los primeros días tras el temblor, los hospitales estaban sobrepasados, en las últimas jornadas la presión se ha reducido significativamente y el periodo en el que se recibía a pacientes con trauma grave ha pasado. Los pacientes que acuden a los centros están esperando ser intervenidos por cirugías menores o para recibir tratamientos para enfermedades comunes. MSF ha facilitado  donaciones de suministros y fármacos a algunos hospitales en la capital. En Katmandú y Pokhara, las autoridades responsables de los casos de emergencia han movilizado una unidad local de nefrólogos para ayudar a tratar los casos de síndrome de aplastamiento y que ha contribuido, decisivamente, a salvar vidas.

Un equipo quirúrgico de MSF ha facilitado apoyo durante tres días al hospital de Bhaktapur, a las afueras de Katmandú. En la ciudad de Arughat, en el distrito de Gorkha, MSF está instalando un hospital inflable con 20 camas para facilitar tratamiento a los heridos.

 

El reto de alcanzar a aquellos que están más necesitados

Los retos logísticos, incluyendo la saturación del aeropuerto de Katmandú, y el hecho de que la mayoría de las áreas afectadas permanezcan inaccesibles por vía terrestre están obstaculizando los esfuerzos de MSF para incrementar las actividades.

“Nuestra prioridad es alcanzar a la gente que no ha recibido ayuda en aquellos lugares a los que nadie ha llegado”, afirma Prince Mathew, médico e integrante de uno de los primeros equipos MSF que entraron en el país. “Ha sido todo un desafío logístico hacer llegar los suministros necesarios desde un aeropuerto y asegurar el transporte aéreo que requerimos para proveer asistencia médica, refugio y materiales de ayuda para la gente que más los necesita”.

En la actualidad, MSF con más de 120 trabajadores en el país y ha enviado más de 80 toneladas de suministros. Además los equipos de MSF que trabajaban al otro lado de la frontera en el estado indio de Bihar han podido transportar en camiones materiales para construir refugios, y kits de higiene y cocina hasta Gorkha, a 200 kilómetros al noroeste de Katmandú y ubicada cerca del epicentro del terremoto.

“Incrementaremos el número de clínicas tan rápido como podamos”, explica el Dr. Mathew. “Nuestros equipos también planean distribuir toneladas de material para construir refugios, kits de higiene y equipos de cocina. Con la época de monzones aproximándose, nos preocupa que la ventana de oportunidad para acercarnos a los necesitados en esas áreas se esté cerrando rápidamente”.

__________________________________________________________________________________

El 25 de abril de 2015, un terremoto de 7,8 grados afectó Nepal, con epicentro en el distrito de Gorkha, a 200 km al noroeste de la capital de Katmandú. El 30 de abril, el gobierno de Nepal informó de 5.582 muertes y 11.175 heridos. Más de 130.000 casas han quedado destruidas y 85.856 más han resultado dañadas. El único aeropuerto internacional del país, en la capital, está altamente congestionado debido a la gran cantidad de organizaciones internacionales que han llegado a ofrecer su ayuda. El terremoto y sus réplicas se sintieron intensamente en el norte de India, país en el que, hasta la fecha, se han reportado 72 muertos y 237 heridos, en los estados de Bihar, Uttar Pradesh y West Bengal. Se espera que el número de víctimas se eleve. En el Tíbet, el número de muertos reportados es 17.