Back to top
16.09.2022

Los retrasos en el suministro de la prueba de la tuberculosis costarán vidas

La actual escasez de pruebas de tuberculosis es desastrosa. MSF hemos visto cuántas personas quedan sin diagnosticar debido a la pandemia de la COVID-19. La farmacéutica productora Cepheid debe dejar de priorizar las ganancias sobre la vida de las personas y tomar medidas urgentes para garantizar que esta prueba esté disponible y sea asequible en todos los países con una alta carga de tuberculosis.

-A A +A

Contexto

El Global Drug Facility (GDF) de Stop TB Partnership comunicó el jueves 15 de septiembre que podría haber retrasos significativos en el suministro de la prueba crítica GeneXpert Tuberculosis TB debido a las limitaciones de producción de Cepheid, la corporación con sede en EE. UU. que produce la prueba.

El comunicado asegura que los retrasos son causados ​​por los desafíos de la cadena de suministro de la COVID-19 y una creciente demanda de pruebas de tuberculosis GeneXpert. Los países que realizan pedidos más grandes pueden sufrir retrasos de hasta 6 meses. Se espera que la acumulación de pedidos de pruebas de TB dure hasta marzo de 2023. GDF facilita el acceso global a diagnósticos y tratamientos de TB de calidad garantizada a través de un mecanismo único de adquisición y suministro para los programas nacionales de TB.

Hasta que entren proveedores adicionales al mercado, muchos servicios de pruebas de TB en países de bajos y medianos ingresos aún dependen exclusivamente de las pruebas de TB GeneXpert suministradas por Cepheid. Dado que los programas nacionales en países con una alta carga de TB trabajan duro para aumentar las pruebas a niveles iguales o superiores a los de antes de la pandemia de la COVID-19, cualquier retraso en el suministro de pruebas de TB por parte de Cepheid es inaceptable, especialmente porque la corporación parece priorizar las ventas de pruebas de COVID-19 a países ricos sobre el suministro de pruebas de TB a países con alta carga de TB.

Durante la pandemia de COVID, Cepheid experimentó un crecimiento de los ingresos básicos del 100% y superó los 2005 millones de euros en ingresos anuales en 2020. Los ingresos anuales de Cepheid aumentaron aún más en 2021 a 2887 millones de euros debido a la gran demanda de su prueba combinada ‘cuatro en uno’ para detectar SARS-CoV-2, influenza A y B, y virus respiratorio sincitial, que se usa casi exclusivamente en países de altos ingresos. Esta prueba respiratoria cuatro en uno representó la mitad de los 16 millones de pruebas COVID-19 que se enviaron en el segundo trimestre de 2022, y las pruebas solo COVID-19 comprendieron el resto.

Además de los desafíos de suministro, el alto precio persistente de las pruebas GeneXpert ha sido una barrera para ampliar los servicios de pruebas de TB en muchos países. A pesar del análisis disponible de que a Cepheid le cuesta menos de $5 fabricar una prueba GeneXpert, Cepheid ha estado cobrando a los países con alta carga de TB el doble de ese precio por prueba de TB durante más de diez años.

 

Stijn Deborggraeve, asesor de diagnóstico de nuestra Campaña de Acceso, responde al anuncio:

Es inaceptable que la corporación estadounidense Cepheid parezca priorizar la venta de pruebas de la COVID-19 a países ricos en lugar de suministrar pruebas de tuberculosis (TB) a países con una alta carga de TB. Los retrasos en el suministro de pruebas de TB son devastadores para los programas nacionales de TB en países donde la pandemia de COVID-19 ha revertido de manera alarmante años de progreso en la lucha contra la TB. Ahora más que nunca, necesitamos ver el doble de acciones urgentes para ayudar a los países a ampliar los servicios de pruebas de TB. La escasez de pruebas de tuberculosis en este momento crítico será desastrosa.

A pesar de que Cepheid ha visto un aumento en su volumen de ventas de pruebas de TB año tras año y ha doblado sus ingresos anuales durante la pandemia de COVID-19, alcanzando más de 2005 millones de euros, la corporación ha mantenido el precio de las pruebas de TB fijo en 10 euros durante más de una década. Se estima que producir la prueba le costará a Cepheid menos de 5 euros, pero nuestros repetidos llamamientos a Cepheid para que reduzca el precio de la prueba a 5 euros han sido ignorados sistemáticamente.

Como organización médico-humanitaria que brinda atención para la tuberculosis en más de 35 países de ingresos bajos y medianos, hemos visto cuántas personas quedan sin diagnosticar debido a la pandemia de la COVID-19. Más demoras en el suministro de esta prueba crítica de TB solo costará más vidas. En un momento en que los programas nacionales buscan ampliar las pruebas de TB al menos a los niveles anteriores a la COVID-19, Cepheid debe dejar de retroceder y priorizar las ganancias sobre la vida de las personas y tomar medidas urgentes para garantizar que esta prueba de TB esté disponible y sea asequible en todos los países con un alto carga de tuberculosis”.