Back to top
18.11.2021

El mal uso de los antibióticos amenaza la salud pública global y podría convertirse en una emergencia

Más de 700.000 personas mueren cada año debido a la resistencia a los antimicrobianos, causada por un mal uso o prescripción de los antibióticos, que hace que las bacterias se adapten y resistan cada vez más a los fármacos. A este paso, se estima que para 2050 morirán más de 10 millones de personas al año.

-A A +A

En la Semana Mundial de Concientización sobre los Antimicrobianos (WAAW), que se celebra del 18 y el 24 de noviembre, Médicos Sin Fronteras queremos concienciar sobre un correcto uso de los antibióticos y la importancia de la prevención y el control de infecciones (IPC). Esto se debe al mal uso de agentes antimicrobianos.

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) es un problema mundial que afecta a los países de ingresos altos, medios y bajos. Sin embargo, sus repercusiones son más complejas en países desgarrados por guerras, crisis, conflictos armados, lo que agrega tensión al sector de la salud.

 

Antimicrobianos y prevención y control de infecciones

Las bacterias, los virus y los parásitos se desarrollan constantemente para garantizar su sostenibilidad. Se han adaptado enormemente a los tratamientos y medicamentos disponibles, lo que socava su capacidad para prevenir y tratar infecciones. Esto da como resultado el desarrollo de una infección resistente a los antimicrobianos. La capacidad de los microbios para sobrevivir a los fármacos utilizados contra ellos se denomina "resistencia a los antimicrobianos".

Esta resistencia a los antimicrobianos hace que las infecciones sean más difíciles (o incluso imposibles) de tratar, lo que aumenta el riesgo de propagación de la enfermedad, las enfermedades graves y la muerte.

Actualmente, más de 700.000 personas mueren cada año debido a la resistencia a los antimicrobianos. A este paso, según un informe de 2016 publicado por el gobierno de UK, se estima que para el año 2050 morirán más de 10 millones de personas al año. Con estos datos en mente, la OMS ha declarado la resistencia antimicrobiana como una de las amenazas más importantes para la salud pública de la humanidad. La resistencia a los antimicrobianos es hoy, de hecho, una "amenaza sin fronteras"

Varios factores conducen al desarrollo de resistencia a los antimicrobianos, incluido el uso no regulado de antimicrobianos sin receta y medidas de control de infecciones inadecuadas, falta de agua potable y saneamiento, prescripción aleatoria de medicamentos, medicamentos de baja calidad, falta de herramientas de diagnóstico y monitoreo adecuadas, y conciencia insuficiente.

En la mayoría de los casos, las farmacias no requieren receta médica para vender medicamentos, lo que permite a las personas automedicarse. Algunos médicos/as no practican la administración de antimicrobianos y prescriben innecesaria o incorrectamente, a veces, bajo la presión de los pacientes o de la comunidad. Estas prácticas conducen al desarrollo de organismos resistentes a los antimicrobianos que no responden a los medicamentos.

 

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos son un grupo de antimicrobianos utilizados para prevenir y tratar las infecciones en los seres humanos, los animales y las plantas producidos por un tipo de gérmenes llamados bacterias. En todo el mundo, las bacterias y otro tipo gérmenes están cambiando y ya no responden a los medicamentos utilizados para tratar las infecciones que causan. Esta resistencia a los antimicrobianos hace que las infecciones sean más difíciles de tratar, lo que aumenta el riesgo de propagación de la enfermedad, las enfermedades graves y la muerte.  El uso excesivo y erróneo de los antimicrobianos en las personas, la falta de agua potable y saneamiento, y las medidas inadecuadas de prevención y control de las infecciones han acelerado el proceso.
 

¿Qué puedo hacer yo?

- Toma los antibióticos solo cuando los prescriba tu médico/a.

- Nunca comparta los antibióticos sobrantes.
- Cuando tomes antibióticos, asegúrate de tomar la dosis correcta y seguir el curso del tratamiento prescrito.
- No te saltes ninguna dosis y completa el curso del tratamiento
- Nunca guardes los antibióticos para usarlos en el futuro. La próxima vez que enfermes, es probable que tengas una infección diferente que requiera un tratamiento distinto.

- No tomes nunca antibióticos para prevenir o tratar una enfermedad a menos que te lo aconseje un médico.


No es lo mismo virus que bacterias

El resfriado común y la gripe son producidos por virus, no bacterias. No tomes antibióticos por tu cuenta, ni le pidas a tu médico que te los recete, porque los antibióticos NO son efectivos contra las enfermedades producidas por virus.