Back to top
30.09.2008

Malaria: de las buenas intenciones a una acción efectiva

Los enfermos de malaria seguirán muriendo innecesariamente si no pueden acceder al tratamiento y a pruebas diagnósticas efectivas y disponibles

-A A +A

En un nuevo informe publicado hoy, Médicos Sin Fronteras (MSF) afirma que pueden salvarse muchas más vidas si se amplia el alcance de la implementación de estrategias más novedosas y efectivas de la lucha contra la malaria. El informe titulado Full Prescription; better malaria treatment for more people, MSF’s experience describe el trabajo de la organización en Sierra Leona, Chad y Malí y muestra como muchas enfermedad y muertes innecesarias pueden evitarse con el tratamiento y las herramientas diagnósticas sencillas y asequibles de las que disponemos hoy.

“Aunque todavía es insuficiente, hoy contamos con más financiación para la malaria”, explica Meinie Nicolai, directora general de MSF en Bruselas. “Hay medicamentos más nuevos y efectivos y existen pruebas rápidas que pueden confirmar el diagnóstico en 15 minutos. Pero muchos esfuerzos no logran superar el último gran obstáculo, que es el hecho de que decenas de personas afectadas, sobre todo niños, todavía no reciben el tratamiento que necesitan”.

En muchas partes de África subshariana, la gente no acude a las estructuras de salud porque son demasiado caras y están demasiado lejos. En Sierra Leona, por ejemplo, únicamente un 12% de los niños sospechosos de padecer malaria recibieron tratamiento eficaz en los servicios de salud* . La experiencia y la investigación llevada a cabo por MSF demuestran que las tarifas que los pacientes tienen que pagar suponen un importantísimo elemento disuasorio a la hora de buscar asistencia en la mayoría de los entornos pobres.

Una segunda barrera que impide la atención efectiva a los pacientes con malaria es la geográfica. Algunas comunidades rurales están muy alejadas de las estructuras de salud o quedan aisladas durante la época de lluvias. Las estrategias que implican a promotores comunitarios de lucha contra la malaria han probado ser muy efectivas a la hora de llegar a los pacientes con malaria y tratarles en la misma aldea donde viven. Al combinar atención gratuita a nivel de centro de salud y en las comunidades geográficamente aisladas, el proyecto de MSF en Malí consiguió triplicar el número de casos de malaria detectados y tratados en un año.

Esto ha sido posible sin poner en peligro la calidad de la atención por medio de pruebas rápidas de fácil aplicación, las cuales permiten que cualquier persona con una formación básica pueda confirmar si la fiebre del paciente se debe a la malaria o no. Cuando se identifican casos, el promotor suministra de forma gratuita la medicación adecuada al paciente o a su cuidador.

“Los promotores comunitarios de lucha contra la malaria puede que no sean la panacea“, explica Christine Jamet, jefe de misión de MSF en Chad, “pero permiten llenar de forma eficaz un vacío cuando las estructuras de salud no son accesibles. Su presencia no debería eximir a las autoridades de ampliar el acceso a la salud, especialmente porque las personas que dan negativo a la prueba rápida de la malaria deben recibir tratamiento a causa de la fiebre que padecen y los casos complicados necesitan ser referidos a una estructura de salud. Para asegurar un tratamiento médico adecuado, los casos de malaria deberían confirmase sistemáticamente por medio de una prueba”.

Por el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tratar a todos los niños con fiebre, en regiones endémicas, con antipalúdicos. Pero en Sierra Leona por ejemplo, una zona de alta transmisión, el uso sistemático de pruebas rápidas en nuestro proyecto de Bo demostró que de un 30 a un 40% de los casos sospechosos en menores de cinco años daban negativo para la malaria. Si no se hacen las pruebas –como recomienda la OMS– significa que muchos recibirán un tratamiento equivocado para la enfermedad que en realidad tienen y que no se les someterá a ningún otro reconocimiento para averiguar la causa real de la fiebre que padecen.

Hasta que den su fruto mejores medidas preventivas y de erradicación, los pacientes seguirán muriendo innecesariamente si no pueden acceder al tratamiento y a pruebas diagnósticas efectivas y disponibles. No basta con enviar pruebas y medicamentos a los países afectados, deben también adoptarse con urgencia medidas para asegurar que llegan a los pacientes.

* Informe: Coverage of malaria control interventions in the eight Global Fund districts in Sierra Leone. Ministerio de Salud y Saneamiento, Sierra Leona, Marzo de 2007

Comentarios