Back to top
15.06.2007

"El mayor reto en Darfur es llegar a la gente en áreas donde no hay acceso a la ayuda"

Entrevista con el Dr. Christophe Fournier, presidente internacional de MSF, que acaba de volver de Darfur. Fournier describe la situación humanitaria en la región sudanesa así como el trabajo y los retos a los que se enfrenta MSF.

-A A +A

¿Cómo describirías la situación para los civiles en Darfur hoy en día?
Durante dos semanas visité tres regiones Darfur y lo que más me impresionó fue la inseguridad diaria a la que se enfrentan los que viven allí. Aunque la violencia puede que no sea tan intensa como en 2003 y principios de 2004, a la población civil la siguen matando. Los dos millones de desplazados que viven en los campos y asentamientos se arriesgan a ser atacados cada vez que se aventuran a recoger leña o agua, convirtiéndolos en prisiones, con violencia tanto dentro como fuera. Cientos de miles de personas permanecen fuera de alcance, privados de asistencia humanitaria por el conflicto actual.

¿Esta inseguridad afecta también a las organizaciones humanitarias?
Sí, efectivamente. También afecta a los trabajadores humanitarios. Durante el último año hemos tenido que reducir el número de proyectos, o bien porque los enfrentamientos nos han forzado a evacuar; o porque fuimos atacados en nuestras casas; o por la inseguridad en las carreteras. La única forma de llegar algunas estructuras de salud o de hacer clínicas móviles es en coche. Ha habido un incremento en el número de ataques contra trabajadores humanitarios y sus vehículos. Durante el año pasado, se robaron más de 100 coches de agencias y este año el número ya pasa de 50. Es bastante considerable teniendo en cuenta que cada vez hay menos organizaciones en las carreteras.

¿Qué podemos decir sobre la salud de la población? ¿Están recibiendo asistencia básica sanitaria?
En los asentamientos y campos de desplazados más grandes, la gente está recibiendo comida, agua, cobijo y asistencia sanitaria básica pero sólo por las actividades de ayuda sin precedentes en Darfur. En nuestras estructuras de salud damos asistencia a unos 500.000 desplazados, entre los cuales los principales problemas vistos por nuestro personal sanitario son diarrea y infecciones respiratorias (sobretodo en niños menores de cinco años). En lugares más alejados de las principales ciudades, donde MSF ha podido evaluar recientemente la situación de salud, continuamos encontrando sarampión, meningitis, y desnutrición. En todas partes, la gente es completamente dependiente de la asistencia humanitaria para su supervivencia. Para aquellos que están fuera del alcance porque fueron desplazados por el conflicto y/o no pueden llegar a las ciudades o campos, es difícil saberlo. Casi no tenemos acceso a estas poblaciones así que es difícil hablar de su situación sanitaria. La falta de información es claramente muy preocupante.

¿Nos puedes hacer un dibujo de lo que son las principales actividades de MSF en Darfur como respuesta a las necesidades de la población?
La presencia de otras organizaciones humanitarias en el terreno (hay más de 80 organizaciones en Darfur con unos 13.000 trabajadores humanitarios) ha permitido a MSF focalizar su trabajo en actividades médicas. Estos programas representan la mayor operación de MSF en el mundo hoy en día. Hasta 2.000 trabajadores de MSF dan acceso a atención primaria en ciudades y campos de desplazados además de usar clínicas móviles para llegar a otras poblaciones más aisladas. En algunos hospitales de referencia, los equipos médicos de MSF también ofrecen cuidados de emergencia y cirugía para los casos más severos, así como servicios de salud específicos para personas víctimas de violencia sexual.

¿Cuál es el principal reto de MSF en Darfur hoy?
Hoy el mayor reto es llegar a la gente en áreas donde no hay acceso a la ayuda: los lugares que tuvimos que evacuar debido a los continuos enfrentamientos y otros lugares en los alrededores de los campos. Sabemos que son poblaciones esparcidas y totalmente privadas de cualquier asistencia humanitaria. Llegar a esta gente es nuestro principal objetivo.

Hay unos cuantos actores que están pidiendo una intervención militar para llegar a una solución del conflicto. ¿Qué piensas?
Tenemos que ser claros: MSF es una organización humanitaria. Estamos en Darfur para dar ayuda humanitaria y no para encontrar una solución al conflicto. Sin embargo, es verdad que una serie de soluciones están siendo propuestas. Siempre estamos preocupados de escuchar a otros actores humanitarios pidiendo intervenciones militares. Para las organizaciones humanitarias que trabajan en áreas de conflicto, es esencial ser neutral e independientes. Si nos perciben como partidarios de un lado u otro, se pone en peligro la seguridad de nuestros equipos y nos restringe el acceso a ciertas áreas y poblaciones.

Lo que me sorprende sobre algunas de las soluciones propuestas es que parecen venir de un análisis demasiado simplista de la situación. Desde la firma del Acuerdo de Paz de Darfur en mayo de 2006, hemos visto como se han fragmentado los actores armados con docenas de grupos involucrados en el conflicto. En algunos sitios, las facciones que solían controlar sus áreas ya no controlan a sus gentes y en otras hay nuevos enfrentamientos entre diferentes facciones. Esto está compuesto por bandidaje generalizado. La situación es muy compleja y proporcionar cualquier tipo de solución simplista es cuestionable.

¿Qué piensa de la propuesta de corredores humanitarios militares protegidos?
Hablamos de una situación muy compleja con violencia generalizada perpetrada por un número de actores en una región con una extensión del tamaño de Francia. No veo cuan realista es hablar de corredores humanitarios en este contexto. De hecho, un corredor humanitario significa que verás convoyes de vehículos humanitarios y bienes escoltados por soldados. En Darfur, si estás planeando usar escolta armada o soldados serás visto como el enemigo por ciertas partes del conflicto. Perderás la neutralidad y la independencia que necesitas para acceder a las poblaciones necesitadas. Ya nos resulta difícil llegar a algunas áreas y a ciertos grupos de personas. Para superar esto, hablamos con todos los actores involucrados para asegurarnos que entienden quienes somos, lo que hacemos, a quien queremos ayudar y lo neutrales e independientes que somos. Los corredores humanitarios podrían poner en peligro esto y nos ayudarían poco a llegar aquellos que más necesitan la ayuda; la población dispersa fuera de los campos y las ciudades. Dar ayuda a estas personas sigue siendo nuestro principal objetivo.

Comentarios