Back to top
04.08.2008

Medicamentos para sida asequibles, disponibles y adaptados a los países en desarrollo. Un desafío continuo

Entrevista con Karen Day, coordinadora farmacéutica de la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales de MSF:

-A A +A

En 2001, la Campaña para el Acceso a Medicamentos Esenciales de MSF (CAME) publicó por primera vez su informe de precios de medicamentos para sida. El objetivo: responder a la falta de información transparente para que quienes administran tratamiento puedan tomar decisiones de compras bien fundadas. MSF, junto con otros que proporcionan tratamiento de sida en los países en desarrollo, siguen luchando para conseguir tratamientos antirretrovirales asequibles, disponibles y adaptados. Ahora en su 11ª edición, “Untangling the web. Una guía de precios de antirretrovirales” ofrece la evolución de los precios de los antirretrovirales desde 2001. A continuación, Karen Day nos explica algunos de los puntos clave del informe de este año:

¿Cuándo cuesta actualmente tratar a un paciente con antirretrovirales (ARV) en los países en desarrollo?
La dosis fija combinada más asequible de tratamiento antirretroviral de primera línea (3TC/d4T/NVP) hoy cuesta 87 dólares por paciente al año. Hemos recorrido un largo camino desde 2001, cuando costaba más de 10.000 dólares por año –antes de que los productores de genéricos empezarán a hacer ARV– es una reducción de un 99%. Pero el verdadero reto para quienes dan tratamiento, incluyendo MSF, es enfrentarse a los altos precios de los nuevos ARV.

El VIH/sida es una enfermedad que necesita tratamiento de por vida y las personas necesitan poder tener acceso a los nuevos medicamentos para tener alternativas cuando sufren efectos secundarios o cuando desarrollan resistencias al tratamiento. Es inevitable que se desarrollen resistencias, incluso si se toma cada pastilla correctamente. Para estas situaciones, necesitamos acceso a los medicamentos más nuevos, potentes y menos tóxicos.

¿Puedes darnos un ejemplo de este incremento en el precio cuando la gente debe cambiar de medicamento debido a los efectos secundarios? ¿Son muy comunes estos efectos secundarios?
La droga estavudina (d4T), que es uno de los componentes más comunes en las dosis fijas combinadas en los países en desarrollo, se asocia con muchos efectos secundarios, muy comunes. En uno de los proyectos de sida que MSF lleva a cabo en Ruanda, una de cada seis personas que toman estavudina tienen que cambiar de régimen debido a su toxicidad. En 2006, la Organización Mundial de la Salud recomendó a aquellos que administran tratamiento que cambiar esta droga por otros tratamientos con menos toxicidad, basados en zidovudina (AZT) o tenofovir (TDF). Pero esto tiene importantes implicaciones en los precios, en el mejor de los casos, cuesta el doble en los regímenes basados en AZT y hasta 11 veces más en los basados en TDF, en países donde no hay acceso a versiones genéricas porque hay patente. Necesitamos que los precios bajen, pero para que esto pase, necesitamos que más productores entren en el mercado, creando competencia.

¿Y los pacientes que necesitan nuevos tratamientos debido a que han desarrollado resistencias?
Para los pacientes que necesitan un régimen de tratamiento de segunda línea, el salto en los precios es mucho mayor. El aumento en el precio puede ser de 9 hasta 17 veces más en países con ingresos medios donde los medicamentos están patentados y tienen que comprar el producto a la compañía que lo ha creado. Y la necesidad de regímenes de segunda línea va a seguir aumentando. En el proyecto de sida más antiguo de MSF, en Khayelitsha, Suráfrica, el 22% de los pacientes en tratamiento durante 5 años necesitan cambiar a una combinación de segunda línea. Necesitamos desesperadamente que los más nuevos medicamentos sean asequibles y estén disponibles en los países en desarrollo.

¿Las compañías farmacéuticas ofrecen descuentos en los precios para los países en desarrollo?
Sí, pero cuando un nuevo medicamento entra en el mercado, las compañías normalmente tienen el monopolio y pueden controlar el mercado, dictaminando qué países pueden acceder al medicamento y a qué precio. La experiencia nos ha mostrado que los descuentos que ofrecen estas compañías simplemente no son suficientes para marcar la diferencia. La competencia entre varios productores es la forma probada de que los precios bajen, pero las patentes pueden dificultar que los productores de genéricos entren el mercado. India, por ejemplo, no concedió patentes farmacéuticas hasta el 2005, por lo tanto ha sido uno de los países claves donde se han producido medicamentos asequibles. De hecho, MSF compra más del 80% de los medicamentos de sida a fabricantes indios y el país ha sido llamado “la farmacia de los países en desarrollo”.

¿Por qué no hay versiones genéricas asequibles de los nuevos medicamentos que cada vez son más necesarios?
Porque cada vez más y más medicamentos nuevos están siendo patentados en India, a pesar de que existe un ley india muy estricta en términos de que puede o no ser patentado. Esto significa que los productores de genéricos no podrán producir versiones asequibles de estos medicamentos a no ser que la compañía acuerde una licencia voluntaria con los productores de genéricos, o que el gobierno decida invalidar la patente con un mecanismo legal de la ley de patentes llamado “licencia obligatoria” que permite a otra entidad o entidades producir el medicamento sin pagar derechos de autor. Otra manera sería a través de fondos de patentes y el manejo de los derechos de patente colectivamente, como la reciente propuesta que la iniciativa internacional para la compra de medicamentos UNITAID está llevando a cabo. Esto ayudará a que los precios de las nuevas drogas bajen porque aumentará la competencia y conducirá al desarrollo y producción de formulaciones pediátricas y combinaciones de pastillas que son necesarias para simplificar el tratamiento de los pacientes.

Y ¿cuál es la tendencia en los medicamentos de sida para los niños?
Desafortunadamente, los niños siguen siendo los más olvidados cuando se producen formulaciones apropiadas de los medicamentos. De los 22 antirretrovirales aprobados por la US Food and Drug Adminitration (Administración estadounidense de Alimentos y Medicamentos), ocho no están aprobados para uso infantil y nueve no tienen formulación pediátrica. Y cuando existen versiones para niños, muchas veces no están adaptadas para usar en lugares de recursos limitados, quiere decir que son polvos que necesitan agua para tomarse, o jarabe, y ambos necesitan refrigeración, por esto su acceso a los países en desarrollo es limitado. Además, el sabor amargo de algunas formulaciones hace que sea todo un reto dárselo a los niños.

De hecho, los productores de genéricos han estado a la vanguardia del desarrollo y producción de tabletas adaptadas y que combinan tres componentes en uno. Pero el triste hecho es que el proceso ha sido seis años más largo para la versión pediátrica que la de adultos. Realmente es necesario hacer un esfuerzo mayor en sida pediátrico, pero como en los países occidentales está cerca de desaparecer, las compañías farmacéuticas no ven incentivos en el mercado para invertir.

Pero en el fondo, si los programas de prevención de la transmisión entre madre e hijo se implementaran con tanto éxito en los países en desarrollo como en Occidente, no seríamos testigos de estos índices alarmantes de infección en niños en ningún lugar. Hay una necesidad urgente de actuar ahí.

¿Qué pasa con los más nuevos medicamentos de sida que han salido recientemente?
Ha habido algunos avances significativos en el desarrollo de nuevos medicamentos que atacan al virus VIH de nuevas formas. Esto ofrece a la gente que vive con sida muchas más opciones de tratamiento. El problema es, pocas de estas nuevas drogas se desarrollan pensando en las necesidades específicas de los enfermos en países en desarrollo, como mujeres en edad fértil, niños y personas que necesitan tomar la medicación del sida a la vez que la de tuberculosis o malaria. Esto es un problema real y necesitamos que cambie pronto el sistema de desarrollo de medicamentos para que no tengamos que espera años y años después de que una droga está disponible en occidente para tener formulaciones que la gente en países en desarrollo pueda usar.

Además, las compañías que producen estos medicamentos ni han proporcionado los precios para los países en desarrollo, lo que muestra lo lejos que estamos de que estas drogas estén disponibles en los entornos de recursos limitados. La diferencia en materia de acceso sigue siendo enorme entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Además, la falta de una agenda específica de investigación y desarrollo para sida en países en desarrollo es un problema cada vez mayor.

Comentarios