Back to top
03.12.2015

Médicos Sin Fronteras y Greenpeace ponen en marcha operaciones de rescate en el Egeo

MSF pide la apertura de un paso seguro y legal en la frontera terrestre entre Turquía y Grecia.

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) y Greenpeace han puesto en marcha una operación conjunta para rescatar a las personas que arriesgan sus vidas en la peligrosa travesía por mar entre Turquía y Grecia. Los equipos de MSF y Greenpeace emplean tres lanchas inflables de casco rígido con base en la costa norte de Lesbos que dan apoyo y trabajan en coordinación con la Guardia Costera griega.

Equipos médicos de MSF también están preparados en los puntos de desembarque para facilitar atención de urgencia a personas en condición crítica y garantizar su traslado al hospital si fuera necesario, para lo que cuentan con tres ambulancias. Estas actividades complementan los esfuerzos de grupos de voluntarios que ya prestan asistencia a personas que llegan a las islas griegas.

Desde el 28 de noviembre, los equipos de MSF y Greenpeace han asistido a cientos de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Decenas de ellos viajaban en barcos en evidente riesgo de naufragio. En tierra, los equipos médicos de MSF han asistido a 20 personas que presentaban problemas de salud graves, de los que nueve tuvieron que ser trasladadas al hospital para recibir atención especializada.

En los próximos días, MSF planea ampliar la capacidad de rescate en otras islas con el despliegue de tres lanchas más. Los equipos ayudarán a las personas que viajan en embarcaciones en riesgo de naufragio y facilitarán asistencia médica una vez llegados a tierra.

"Horrorizados ante una crisis de refugiados en el Mediterráneo que no cesa, nos hemos visto obligados a actuar y brindar apoyo en todo lo que podamos", explica Alexandra Messare, director del programa de Greenpeace Grecia. "No es un delito tratar de huir de los conflictos, la pobreza y los abusos de derechos humanos en sus países de origen con la esperanza de una vida mejor. Creemos que quienes tienen la capacidad de ayudar deberían hacer todo lo posible. Aportamos nuestra experiencia en el mar a esta colaboración con MSF con la esperanza de salvar vidas".

A pesar del deterioro de las condiciones meteorológicas a medida que se acerca el invierno, solo en noviembre hasta 140.000 personas cruzaron desde Turquía a las islas griegas según cifras de ACNUR; el 65% llegaron a Lesbos. Desde septiembre, 330 personas, la mayoría de ellas niños, han perdido la vida en el Egeo mientras intentaban llegar a un refugio seguro en Europa.

Desde julio, los equipos médicos de MSF en Lesbos han realizado 10.169 consultas médicas; 6.154 de estas en los últimos dos meses. Desde octubre, los trabajadores humanitarios de MSF han comprobado un incremento del número de infecciones de las vías respiratorias y de hipotermias ligadas a un estado del mar cada vez más frío y agitado.

MSF considera sus esfuerzos en el Egeo como una solución temporal y hace hincapié en que deben hallarse opciones seguras para que las personas puedan realizar el viaje a Europa.

"Nuestras actividades en el mar Egeo son solo una solución momentánea para mitigar el sufrimiento y la pérdida de vidas a la que hemos asistido en los últimos meses", afirma Marietta Provopolou, directora general de MSF Grecia. "Sabemos que tendrán lugar nuevas tragedias a medida que las condiciones climáticas empeoren y el mar se vuelva aún más peligroso".

“Europa debe dejar de eludir sus responsabilidades y proporcionar una vía segura y legal a las personas que buscan refugio”, denuncia Stefano Argenziano, coordinador de operaciones de MSF. "Resulta inaceptable – continúa Stefano - que la principal forma de acceso a la protección internacional en Europa implique arriesgar la vida en el mar, especialmente cuando permitiendo el acceso a la UE a través de la frontera terrestre de Turquía se podrían evitar estar muertes. La UE y sus Estados miembros deben garantizar una recepción digna y segura para migrantes y refugiados en la frontera terrestre entre Turquía y Grecia".

MSF facilita asistencia médica y psicológica a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que llegan a Lesbos, Samos y a las islas del Dodecaneso. En Lesbos, MSF proporciona transporte para los recién llegados de la costa norte hasta el centro de registro. Además, MSF ha creado un centro de tránsito en Matamados y brinda atención médica tanto en Matamados como en los centros de recepción de Kara Tepe y Moria. En Samos, tanto en el puerto de Vathy como en el centro de recepción, los equipos de MSF realizan exámenes médicos y facilitan atención a los recién llegados, proporcionan transporte, comida y artículos de primera necesidad. En las islas del Dodecaneso, MSF gestiona clínicas móviles y suministra primeros auxilios psicológicos a las víctimas de los naufragios. Desde el inicio de sus operaciones en las islas griegas, los equipos de MSF han facilitado más de 22.100 consultas médicas.