Back to top
23.05.2016

Un bebé llamado Dignity

Tras ser rescatada en el Mediterráneo, una mujer embarazada decide ponerle a su nueva hija el nombre del barco de MSF.

-A A +A

Samuel y Christiana fueron rescatados en agosto de 2015 por el Dignity I, uno de los barcos de salvamento que Médicos Sin Fronteras tiene desplegados en el Mediterráneo. Por aquel entonces, ella estaba embarazada de ocho meses y acababa de salir huyendo de Libia para tratar de dar una vida más segura a su futura hija. Cuando desembarcaron en Italia, Christiana se sentía tan agradecida con el equipo que la sacó del agua y la llevó hasta Europa que decidió poner el nombre del barco al futuro bebé.

La niña, que nació a mediados de septiembre en Puglia, acababa de cumplir su primer mes de vida cuando entrevistamos a su madre. Christiana cumplió la promesa que había hecho cuando desembarcó en Sicilia y llamó Dignity a su primera hija; en honor a la tripulación del barco que la rescató de una muerte casi segura.

 “Cuando estaba en Libia, era consciente de que podía sucederme cualquier cosa. Si cogías un taxi, podían robarte o violarte. Y el hecho de estar embarazada no me da garantías de nada.

Allí tenía un salón de belleza y no me iba mal; ganaba bastante dinero. Pero cuando ganas dinero y tu vida está en permanente riesgo, uno empieza a preguntarse de qué sirve todo ese dinero. Así que lo pensé fríamente y decidí dejar todo atrás, porque para mí la vida de mi hijo y de mi marido es más importante que cualquier otra cosa.

Cuando estábamos en aquella lancha en mitad del mar, ya no teníamos esperanzas de nada, pero de pronto llegasteis vosotros. Fue, de verdad, uno de los días más felices de mi vida. Cuando salí de Libia no sabía si lo íbamos a lograr. Y sin embargo, ya ves dónde estamos ahora.

¿Os habéis preguntado por qué la gente pone en riesgo su vida de esta manera, por qué nos subimos a estas barcas para tratar de cruzar el Mediterráneo? Muchos creen que lo hacemos por el simple hecho de llegar a Europa, con una clara intención de vivir mejor, pero la realidad no es esa; muchos de nosotros estábamos viviendo en el infierno y nuestro único deseo era lograr sobrevivir.”