Back to top
30.09.2021

Mediterráneo: historias a bordo, relatos de huida y dignidad (parte 1)

Sophie, Baptiste y su pequeño Bienvenu, de tan solo 7 semanas, fueron rescatados del mar mientras huían desesperadamente de Libia. A bordo de nuestro barco, el Geo Barents, recordaron la violencia extrema, el secuestro y el completo abandono que sufrieron. “Lloré al ver el bote de rescate. Nuestro hijo nos dio la fuerza para seguir adelante", dice su papá.

-A A +A

“Lloré cuando vi el bote de rescate. Estaba loco de felicidad. Sabemos que estamos aquí por nuestro hijo, Bienvenu; nos trae suerte y felicidad. Nos dio la fuerza para seguir adelante".

Baptiste*, de 24 años, y Sophie*, de 27 años, es una pareja procedente de Camerún. Fueron rescatados en septiembre de 2021 junto con su bebé de 7 semanas, Bienvenu*. Los tres emprendieron el peligroso viaje a través del Mediterráneo central para encontrar un lugar mejor para que el pequeño viviera. Ahora a salvo a bordo de nuestro barco de búsqueda y rescate, el Geo Barents, compartieron el recuerdo de su viaje aterrador.

Así, Baptiste relata parte de su vida durante los últimos meses: “En 2021, Sophie y yo llegamos a Libia. Nunca había visto a la gente comportarse de una manera tan inhumana. Nos han tratado peor que a los animales. En el camino, fui testigo de mucha violencia, violencia sexual y violaciones en grupo. Finalmente encontramos un hangar en un barrio de la capital para vivir. Encontramos trabajo y logramos comer algo. Fueron tiempos realmente duros, me sentí desesperadamente solo. Seguí viviendo gracias a mi familia.

Durante ese período, me secuestraron y me detuvieron en una habitación pequeña y aislada. Los secuestradores me obligaron a llamar a mi madre en Camerún para pedirle que pagara un rescate o moriría. Mi madre tuvo que vender el pequeño terreno que teníamos. Era lo único que le quedaba. Después de que mi familia pagó el rescate, volvieron a golpearme. Pasé cinco días encerrado en esa habitación antes de quedar libre. Al final, un hombre se ocupó de ellos para sacarme y luego me ayudó a cuidarme.

 

Personas rescatadas descansan en el puente del Geo Barents.

Siempre recordaré el día en que nació nuestro hijo, el 6 de agosto. Mi esposa Sophie tuvo que dar a luz a nuestro bebé en ‘casa’, porque el acceso a la atención médica no existe en Libia para los negros. Me trataron como basura; un perro valía más que nosotros. No teníamos otra opción que dar a luz en casa.

Sophie, la madre del recién nacido, añade: “El día del nacimiento, me encontré sin ningún tipo de atención médica. Durante todo el embarazo, ni siquiera sabía si mi bebé gozaba de buena salud. Estaba asustado. El día del nacimiento vino una vecina a ayudarme, pero estaba más nerviosa que yo, sus brazos temblaban todo el tiempo. El parto fue muy duro. Después del nacimiento de Bienvenu, rara vez salíamos porque el riesgo de secuestro era tan alto. Mi hijo no recibió atención médica".

Baptiste finalmente nos dice: “Fue increíble cuando Bienvenu nació sano y salvo. Solo Dios podía hacer eso. Vi con mis propios ojos esta cosa increíble. No puedo describir con palabras lo que sentí cuando lo sostuve en mis brazos. Empecé a trabajar aún más duro para conseguir algo de dinero para los medicamentos y la comida para nuestro bebé. Trabajé en un sitio de construcción para un hombre. Cuando supe que este hombre también estaba enviando gente a Europa, le expliqué mi situación y aceptó ayudarnos a cruzar el mar".

 

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad de las personas supervivientes.