Back to top
06.10.2021

Mediterráneo: historias a bordo, relatos de huida y dignidad (parte 4)

A sus 34 años, Kossi, un joven oriundo de Togo, fue rescatado por el Geo Barents de un pequeño bote inestable en medio del mar junto con otras 54 personas. “Siempre pienso en mi madre. Si llego a Europa y consigo un trabajo, será para ella”, nos relató mientras compartió con nosotros algunos de los episodios más dolorosos de su vida.

-A A +A

“Mi padre nos abandonó a mí, a mi madre y a mis tres hermanos. Ella tenía que alimentarnos y cuidarnos. Éramos extremadamente pobres. En 2005, debido a la agitación política en Togo, tuve que exiliarme en Benín. Dejé a mi madre atrás, fue muy doloroso. Por eso volví a Togo lo antes posible. Pero todavía éramos muy pobres. En 2017 estábamos en una situación tan desesperada que tuve que dormir en el monte.

Mi amigo me dijo que fuera a Libia donde podría encontrarme un trabajo.

En septiembre de 2017, me fui de Togo a Nigeria, donde trabajé durante dos meses para ahorrar dinero para poder pagar el viaje a través del desierto. De camino a Libia, fui capturado por la policía chadiana, junto con otras 50 personas. Cuando nos enteramos de que los guardias chadianos hablaban de vender a la gente a otros contrabandistas, logré escapar. Durante tres días estuve escondido en el desierto hasta que pude llamar a un amigo para que me ayudara a llegar a Trípoli. Eso fue en enero de 2018.

Comencé a trabajar en una estación de lavado de coches para devolver el dinero que le había pedido prestado a mi amigo. Algún tiempo después, bandas criminales irrumpieron en nuestra casa y robaron todo: teléfonos móviles, ahorros. Secuestraron a mi amigo, que me había ayudado a viajar a Libia, y desde entonces no he podido volver a ponerme en contacto con él. Me encontré solo, viviendo en la calle.

En 2020, me robaron y me atacaron nuevamente. Desde entonces no puedo caminar con facilidad.

Este mes de septiembre intenté cruzar el mar Mediterráneo y fui rescatado por el barco de rescate de MSF, el Geo Barents. Siempre pienso en mi madre. Si llego a Europa y consigo un trabajo, será para ella”.

*Los nombres se han cambiado para proteger la identidad de las personas supervivientes.



Segundo rescate del día del Geo Barents, 20 de septiembre de 2021