Back to top
07.01.2016

MSF termina sus operaciones de búsqueda y rescate en el Mediterráneo central tras salvar la vida a 20.129 personas

Tras ocho meses en el mar, 20.129 personas rescatadas y más 120 operaciones de salvamento puestas en marcha, el Bourbon Argos, último barco de búsqueda y rescate de Médicos Sin Fronteras que seguía operando en el Mediterráneo central hasta la fecha, regresó a tierra firme el 30 de diciembre de 2015.

-A A +A

El número de personas que cruzan el Mediterráneo en la ruta que sale desde el norte de Libia se ha reducido mucho en los últimos meses, principalmente por el empeoramiento de las condiciones climatológicas. Ese descenso, unido al hecho de que “a día de hoy hay una cantidad suficiente de actores para lidiar con las necesidades existentes en la zona”, ha llevado a Médicos Sin Fronteras (MSF) a tomar la decisión de terminar sus operaciones de rescate y salvamento en el Mediterráneo central. La organización permanece operando en el Mar Egeo, donde cada día asiste a cientos de personas que siguen cruzando desde Turquía hasta Grecia ante la falta de opciones para entrar de una manera legal y segura y ante la inacción y pasividad que siguen mostrando la Unión Europea.

MSF termina sus actividades haciendo una nueva llamada a las autoridades para que brinden recursos de rescate adecuados que sirvan para prevenir tragedias en los próximos meses, cuando vuelva a incrementarse la cantidad de llegadas. “Ninguna de las personas que hemos rescatado habría logrado sobrevivir a bordo de esas lanchas neumáticas. Se han salvado por el simple hecho de que estábamos ahí”, explica Paula Farias, responsable de las operaciones de MSF en el Mediterráneo. “Estamos completamente convencidos de la importancia de las operaciones dedicadas a la búsqueda y rescate de personas, pero nosotros somos médicos y esto no debería ser parte de nuestro trabajo. Esperamos que Europa ponga los recursos suficientes en 2016 y que la presencia de nuestras embarcaciones no sea necesarias de nuevo”, añade Farias.

A pesar del cese de operaciones de MSF en el Mediterráneo, la organización sigue preparada para intervenir en caso de que la UE y sus Estados miembros no pongan los medios para proteger las vidas de los miles de hombres, mujeres y niños que se espera huyan del norte de África hacia Europa en los meses por venir. 

“Tal y como dijimos en mayo de 2015, cuando zarpó el primer de los barcos de MSF, las operaciones permanentes de búsqueda y rescate no son la solución para la migración por mar, son sólo una medida temporal para mitigar la pérdida de vidas causada por las restrictivas políticas fronterizas que obligan a jugarse la vida en el mar en búsqueda de una protección a la que tienen derecho”, afirma Farias.

Este año en el Mediterráneo, a pesar de los numerosos recursos desplegados en el mar, ha sido el más mortal del que se tiene registro, con 3.771 hombres, mujeres y niños registrados oficialmente como ahogados o desaparecidos en las costas de Europa.

“Las cifras reales seguramente sean mucho más elevadas, por eso es absolutamente crucial que la UE y sus Estados miembros establezcan recursos dedicados y proactivos para la búsqueda y rescate de personas y que estos sean capaces de reaccionar en el margen máximo de una hora desde que se recibe la llamada de auxilio. Aun así, hay que recordar que las actividades de búsqueda y rescate no pueden detener las muertes en el mar”, afirma José Antonio Bastos, presidente de MSF España. “Lo que detendrá las muertes en el mar, tanto en el Mediterráneo como en el Egeo, es la implementación de políticas y prácticas que creen canales legales y seguros hacia la UE y eliminen la necesidad de la población de recurrir a traficantes de personas y a jugarse la vida en el mar para alcanzar las costas de Europa”. 

En 2015 los equipos de MSF, a bordo de sus tres barcos de rescate, ayudaron a más de 23.000 personas en peligro, tanto a través de rescates directos (20.129) como por transferencias de o hacia otros barcos. Sus equipos participaron en más de 120 intervenciones de rescate y llevaron a cabo más de 80 desembarcos seguros en Italia. Los datos obtenidos del Bourbon Argos muestran que un 43% de las personas rescatadas necesitaban atención médica, un 8% sufrían de problemas graves de salud y un 1.4% eran mujeres embarazadas.