Back to top
23.05.2022

Atija, la partera tradicional que ya ha ayudado a más de 100 embarazadas en Mozambique

Como tantos otros, Atija vivió experiencias traumáticas: fue testigo del asesinato de su esposo y un hijo. Su trabajo ahora le encanta ya que puede ayudar a otras mujeres en momentos de necesidad: gracias a figuras como la de Atija, la asistencia para un parto seguro en nuestra clínica ha aumentado más de un 40%.

-A A +A

Atija Bacar tiene 66 años y vive en el campo de desplazados de Eduardo Mondlane en Mueda, en Cabo Delgado (Mozambique). Es oriunda de Mocímboa da Praia, una localidad que ha recibido graves ataques en el marco del conflicto que está activo en esta provincia del norte de Mozambique.

Ahora trabaja con Médicos sin Fronteras (MSF) como partera tradicional y proporciona atención durante el embarazo y el parto en su comunidad. Ha ayudado a más de 100 mujeres en el campo.

Como tantos otros, Atija vivió experiencias traumáticas: fue testigo del asesinato de su esposo y un hijo. Asegura que su trabajo ahora le encanta ya que puede ayudar a otras mujeres en momentos de necesidad: “Cuando llegué aquí, este lugar era un bosque. Algunas buenas personas me ayudaron a instalarme. Ahora también puedo yo ayudar a las mujeres embarazadas. Sé que necesitan mi apoyo”.



Atija Bacar, partera tradicional mozambiqueña


En Cabo Delgado, cientos de miles de personas han huido de sus hogares en busca de seguridad debido al conflicto. El campo de Eduardo Mondlane alberga a más de 2.000 familias desplazadas. Las mujeres y los niños y niñas se encuentran entre los más vulnerables y afrontan múltiples desafíos.

Muchos de ellos han caminado largas distancias y han dejado atrás a sus familias y una gran parte se han visto separados de sus seres queridos o han tenido que lamentar la muerte de algunos de ellos a causa de asesinatos o de las malas condiciones de vida y la falta de atención médica. Además, muchas mujeres embarazadas aún son muy jóvenes y tienen poca o ninguna información sobre cómo llevar un embarazo saludable o sobre las necesidades y peligros que entraña un parto.



Atija, con su madre y su nieto, cerca de la tienda donde reside en el campo de desplazados internos de Eduardo Mondlane, en Mueda.

Atija, con su madre y su nieto, cerca de la tienda donde reside en el campo de desplazados internos de Eduardo Mondlane, en Mueda.

 

Atija aconseja a Amina, de 17 años y embarazada de 9 meses, y a las mujeres de su familia.

Atija aconseja a Amina, de 17 años y embarazada de 9 meses, y a las mujeres de su familia.

 

Desde octubre de 2021, nuestro equipo de promoción de la salud en Mueda se ha asociado con líderes comunitarios y parteras tradicionales en el campo de Eduardo Mondlane para ayudar a mujeres embarazadas y niñas y niños pequeños.

Uno de sus principales retos es aumentar el número de mujeres que acuden al hospital cuando están de parto y que puedan así dar a luz de forma limpia y segura. Para lograrlo, las parteras tradicionales organizan charlas periódicas con mujeres embarazadas para transmitirles mensajes de promoción de la salud, información logística práctica y darles a conocer los servicios de transporte de MSF al hospital.

Se ha habilitado una chopela, un pequeño motocarro, que siempre está disponible. También realizan visitas periódicas de seguimiento a las mujeres tanto antes como después del parto.

Nuestro trabajo comunitario con las parteras tradicionales en Eduardo Mondlane continúa y el equipo está entusiasmado con los resultados positivos que está arrojando la iniciativa de momento. En enero de 2022, solo el 33% de las mujeres embarazadas de Eduardo Mondlane dio a luz en un centro médico. En abril de 2022, sin embargo, este porcentaje fue del 75%. Se trata de un aumento significativo que, sin duda, se debe en gran medida a la sensibilización de parteras tradicionales como Atija y a la disponibilidad permanente de transporte en el campo para derivar a las mujeres al hospital.

 

Atija recorre el campo de desplazados internos de Eduardo Mondlane, en Mueda, para dar consejos a las mujeres embarazadas y lactantes.

Atija recorre el campo de desplazados internos de Eduardo Mondlane, en Mueda, para dar consejos a las mujeres embarazadas y lactantes.

 

Aina Muinde es de Mocímboa da Praia y tiene 20 años. Tuvo su primer hijo tres días antes de que se tomara esta foto.

Aina Muinde es de Mocímboa da Praia y tiene 20 años. Tuvo su primer hijo tres días antes de que se tomara esta foto. Está feliz de tener al bebé a su lado, aunque también está pasando por un momento difícil ya que el padre del niño falleció debido a una enfermedad desconocida.

 

Muanajuma es de Mocímboa da Praia y está en Mueda desde hace dos años.

Muanajuma es de Mocímboa da Praia y está en Mueda desde hace dos años. Tuvo su primer hijo en Palma, mientras huía de los ataques, y ahora está embarazada nuevamente.

 

Carla es de Muidumbe y lleva un año en el campo de desplazados de Eduardo Mondlane. Tiene 15 años y está esperando su primer hijo.

Carla es de Muidumbe y lleva un año en el campo de desplazados de Eduardo Mondlane. Tiene 15 años y está esperando su primer hijo.

 

Amina tiene 17 años y es de Mocímboa da Praia. Lleva un año viviendo en el campo de Eduardo Mondlane. Está embarazada de nueve meses y le da miedo ponerse de parto ya que es la primera vez que va a tener un hijo.

Amina tiene 17 años y es de Mocímboa da Praia. Lleva un año viviendo en el campo de Eduardo Mondlane. Está embarazada de nueve meses y le da miedo ponerse de parto ya que es la primera vez que va a tener un hijo.