Back to top
20.01.2015

MSF solicita a GSK y Pfizer que reduzcan el precio de la vacuna de neumococo a 5 dólares por niño

Un nuevo informe de MSF revela las dificultades de los países ante unos precios de las vacunas disparados en un mercado farmacéutico marcado por la opacidad.

-A A +A

Médicos Sin Fronteras (MSF) reclama a las compañías farmacéuticas GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer que rebajen los precios de la vacuna contra el neumococo a 5 dólares (4.35€) por niño en los países en desarrollo. Esta petición tiene lugar días antes de una importante conferencia de donantes para vacunación que se celebrará en Berlín el 27 de enero. MSF pública hoy la segunda edición de su informe sobre el coste de las vacunas, ‘La mejor vacuna: por un acceso sin barreras a vacunas asequibles y adaptadasque muestra cómo, en los países pobres, el precio de la vacunación a niños es hoy 68 veces más alto que en 2001. Esto se traduce en que muchos países no pueden pagar el alto coste de vacunas como las que se emplean contra las enfermedades neumocócicas que causan la muerte de alrededor de un millón de niños al año en todo el mundo.

“El precio por proporcionar el paquete completo de vacunas a un niño es hoy 68 veces más caro que hace tan solo una década, fundamentalmente porque las grandes compañías farmacéuticas han aumentado los precios a donantes y países pobres de aquellas vacunas con las que ya ganan miles de millones de dólares en los países ricos”, explica Rohit Mapani, director de Políticas y Análisis de la Campaña Acceso a medicamentos esenciales de MSF. “Pedimos a los donantes que pongan sobre la mesa una suma adicional de 7.500 millones de dólares (más de 6.000 millones de euros) para poder pagar las vacunas de los países pobres durante los próximos cinco años, teniendo en cuenta, además, que un tercio de esta cantidad irá destinada a sufragar los elevados precios de una sola vacuna: la antineumocócica. Baste el ejemplo para reflexionar sobre cuanto más dinero de los contribuyentes podría traducirse en más niños vacunados si las vacunas fueran más baratas. Creemos que es momento de que GSK y Pfizer pongan de su parte para hacer las vacunas más accesibles y durante más tiempo, ya que los descuentos que a día de hoy ofrecen estas compañías no son suficientes”

Solo la vacuna antineumocócica supone el 45% del total del coste de la vacunación completa de un niño en los países pobres (el paquete completo de vacunación supone la protección contra 12 enfermedades). GSK y Pfizer ya han vendido más de 19.000 millones de dólares de la vacuna contra el neumococo desde su lanzamiento.

En este sentido, MSF urge a GSK y Pfizer a reducir el precio de la vacuna ante el neumococo a 5 dólares (4,35€) por niño (incluyendo las tres dosis). Este es solo un poco inferior al precio de 6 dólares (5,2€), 2 dólares (1,7€) la dosis, anunciado por el fabricante indio Serum Institute de su versión de dicha vacuna y que tiene prevista lanzar al mercado en los próximos años.

El informe de MSF –único hasta el momento que hace un análisis comparativo de los precios de las vacunas- arroja luz sobre el secretismo de la industria farmacéutica sobre las vacunas y destaca la llamativa falta de información pública sobre el precio de las mismas. Los presupuestos de salud de los países se incrementan como consecuencia de los altos precios de las vacunas y estos responden, a su vez, a que la información sobre las negociaciones con las compañías farmacéuticas es muy limitada, la industria oculta deliberadamente los precios, falta competencia en los mercados y las compañías farmacéuticas cobran precios muy dispares por el mismo producto.

“Nos encontramos situaciones irracionales en las que países en vías de desarrollo como Marruecos y Túnez pagan por la vacuna contra el neumococo un precio mucho más caro que Francia”, revela Elder Kate, asesora de Políticas de Vacunas de la Campaña de Acceso de MSF. "Debido a los costes astronómicos de las nuevas vacunas, muchos gobiernos se enfrentan a la difícil decisión de elegir las enfermedades mortales ante las que pueden proteger a sus hijos”. 

Más de una cuarta parte de los países que actualmente son susceptibles de recibir fondos de los donantes a través de la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización, (GAVI, por sus siglas en inglés), perderán este apoyo a partir del próximo año, lo que implica que dejarán de pagar los casi 10 dólares (8,6 euros) por niño para la vacuna contra el neumococo, lo que la convertirá en inaccesible para muchos estados. GAVI estima que el precio de la vacuna antineumocócica puede aumentar hasta seis veces para aquellos países que se encuentren esta situación.

Angola es uno de los países que se verá afectado por la pérdida de esta subvención en menos de un año. Solo en 2014, más de la mitad de los subsidios de GAVI para nuevas vacunas en el país africano se destinaron a la vacuna antineumocócica. Se estima que una vez que el país pierda la subvención, los costes de las nuevas vacunas aumentarán más del 1.500%. De la misma manera, alrededor del 60% de los subsidios ofrecidos por GAVI en Bolivia está directamente vinculado al coste de la vacuna para el neumococo, por lo que el gobierno boliviano sufrirá un incremento de un 700% al dejar de recibir el apoyo de la Alianza. En la misma circunstancia se encontrará Indonesia donde el coste de dicha vacuna aumentará un 1.547%.

“Los gobiernos necesitan ejercer presión sobre las compañías para que ofrezcan mejores precios a GAVI y a los países que apoya”, afirma Elder. “Necesitamos situar la salud pública por delante de los beneficios económicos; las vacunas que salvan la vida de niños no deberían ser un gran negocio. En una semana, los donantes se reunirán en Berlín para prometer más dinero para vacunas, por ello pedimos a GSK y Pfizer que se den prisa y reduzcan el coste de la vacuna neumocócica antes de esta fecha”.

 

 

Marruecos paga 63,70 dólares (55,41 euros) y Túnez 67,30 dólares (58,53€) por la vacuna de neumococo (PCV) mientras que para Francia tiene un coste de 58,40 dólares (50,45€). Los precios de Marruecos y Túnez son aquellos que se sufragan en hospitales e instituciones públicas; el precio de Francia es el coste de manufacturación (antes de entrar en la red de distribución al por mayor y al detalle). Los precios recogidos son los de la vacuna PCV13 de Pfizer. Estos datos están publicados en el nuevo informe de MSF: ‘La mejor vacuna, rompiendo barreras para  las vacunas asequibles y adaptadas’, un amplio análisis sobre el acceso a las vacunas, disponible en formato digital: www.msfaccess.org/rightshot2

 

Cada año, los equipos de MSF vacunan a millones de personas, proporcionando respuesta a epidemias de enfermedades como sarampión, meningitis, fiebre amarilla o cólera. MSF también facilita apoyo a campañas rutinarias de inmunización en proyectos de salud materna-infantil. Solo en 2013, nuestros programas suministraron más de 6,7 millones de dosis de vacunas y productos inmunológicos. MSF está ampliando sus actividades de vacunación dando prioridad a la mejora de sus campañas de inmunización rutinaria, así como a la ampliación del paquete de vacunas en casos de emergencias humanitarias. En los años 2012 y 2013 MSF aumentó en un 60% el número de dosis administradas en sus proyectos. 

Comentarios