Back to top
19.09.2008

MSF trata a los afectados por un brote de cólera en la ciudad de Chitungwiza en Zimbabue

El primer caso se registró a principios de septiembre y ha habido entre ocho y 10 pacientes ingresados cada día

-A A +A

Los primeros casos de cólera fueron registrados a principios de septiembre en el hospital de Chitungwiza, donde MSF suele referir a pacientes con VIH/Sida para tratamiento. El Ministro de Salud ha anunciado “nueve muertes en Chitungwiza” atribuidas a la enfermedad. La mayoría de pacientes vienen de una calle en la ciudad donde hay unas 100 casas, con tres o más familias viviendo por cada casa. Eso puede significar que hay entre dos y cinco mil personas en riesgo.

En respuesta, el Ministerio de Salud en colaboración con MSF ha montado dos Centros de Tratamiento de Cólera (CTC) con una media de ocho a 10 nuevas admisiones al día. Ahora el número ha bajado a menos de cinco. Desde que el brote empezó, los dos CTC han tratado más de 90 casos sospechosos de cólera en la ciudad.

Por el momento, se ha iniciado una intervención para dar agua potable. Una media de 200 personas pasan revisión cada día. Los altos niveles de VIH y en general unas malas condiciones higiénicas están provocando que muchas personas sufran diarrea y necesiten tratamiento, lo que hace la identificación difícil.

Chitungwiza, una nueva ciudad de 1.1 millones de habitantes y construida como un lugar para vivir para quienes no encontraban sitio en Harare en los 80, no ha tenido financiación suficiente para sus servicios públicos. Antes del fin del año pasado, la mayoría de los habitantes de la ciudad se enfrentaron constantemente a periodos sin agua corriente. Además de causar una falta en el acceso a agua potable, también provocó un bloqueo en las cañerías de las aguas residuales que se reventaron. Chitungwiza puede considerarse como un ejemplo de la degradación de las infraestructuras básicas en Zimbabwe durante los últimos cinco años.

En los últimos tres meses, se ha cortado el agua corriente en varios suburbios forzando a la gente a cavar pozos sin protección para tener agua. Como las personas no podían tirar de la cadena en el lavabo, tenían que defecar en los campos de los alrededores ya que las leyes de la ciudad no permiten alternativas como la construcción de letrinas. Esta mezcla de pozos sin protección y el reventón de cañerías ha creado un contexto "ideal" para la reproducción del cólera. La enfermedad se contagia a través agua, crece en condiciones antihigiénicas y es endémica en las zonas rurales de Zimbabwe durante la época de lluvias, que van desde noviembre hasta marzo, pero no se suele ver en zonas urbanas y durante la temporada seca. Por ello se espera que las lluvias que llegan empeoren la situación ya que el agua excedente se llevará por delante las aguas residuales a los pozos desprotegidos.

MSF empezó a trabajar en Zimbabwe en 2000 atendiendo necesidades de nutrición. Inmediatamente después, en respuesta a la crisis del VIH/Sida, MSF empezó a gestionar proyectos de VIH. Estos programas tienen su base en Epworth y Gweru, Bulawayo, Tsholotsho, Buhera y Beitbridge. Los proyectos de MSF son implementados en las estructuras de salud de Zimbabwe asegurando la asistencia a más de 40.000 pacientes VIH positivos en Zimbabwe, de los que más de 22.000 reciben terapia anti-retroviral (ARV). Los equipos de MSF también tratan la tuberculosis y desnutrición y están respondiendo a las emergencias.

Comentarios