Back to top
07.04.2006

"Necesitamos medicamentos de calidad y no los tenemos"

Sophie-Marie Scouflaire, farmacéutica a cargo del suministro de medicamentos a los proyectos de MSF, nos explica las dificultades para encontrar fármacos de calidad para tratar la tuberculosis (TB), y hace hincapié en la responsabilidad que los grandes compradores tienen esta situación.

-A A +A

¿Qué herramientas existen para controlar la calidad de los medicamentos antituberculosos?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) en marzo de 2001 puso en marcha un programa de precualificación para validar la calidad de los medicamentos contra el SIDA, la tuberculosis y la malaria. Cuando un fabricante solicita la precualificación de uno de sus productos, los expertos de la OMS efectúan una auditoría de su planta de producción y estudian el informe del producto (materias primas utilizadas, procesos de fabricación, bioequivalencia, etc.).

¿Es el sistema de precualificación de la OMS un sistema satisfactorio?
El principio de un sistema de esta índole es excelente, puesto que fija una norma internacional de la que los compradores pueden fiarse. Pero el problema es que hay muy pocos medicamentos precualificados para la tuberculosis. De los seis medicamentos listados por la OMS para tratar la TB, cinco años después de la creación del programa de precualificación, sólo cuatro están disponibles en versión precualificada. Además, no existe ningún medicamento precualificado para tratar la tuberculosis en niños ni la multirresistente. Necesitamos fármacos antituberculosos de calidad y no los tenemos.
En MSF nos hemos fijado como norma comprar prioritariamente medicamentos precualificados cuando los hay. Y cuando no existe ninguna fuente precualificada, los farmacéuticos de MSF se encargan de validar la calidad de los medicamentos que prescribimos a nuestros pacientes, visitando las plantas de producción y estudiando el informe de cada producto. Pero se trata de un proceso muy difícil de gestionar, a veces muy largo y costoso.
A causa de la falta de medicamentos antituberculosos de calidad en el mercado internacional, abastecer a nuestras misiones se convierte en una verdadera lucha. En este momento, no tenemos en stock los 250.000 comprimidos de la principal dosis fija combinada utilizada y que nuestros proyectos han pedido. Para evitar las rupturas de stock en el terreno, un equipo de MSF actualmente se encuentra en India para visitar a los fabricantes a fin de mejorar y agilizar nuestro suministro.

¿Por qué no hay más medicamentos precualificados para tratar la tuberculosis?

¡Porque el hecho de que un medicamento sea precualificado no es siempre un criterio de elección determinante para los grandes compradores! Éstos tienden más bien a buscar el precio más bajo, lo que tiene una doble consecuencia. Por una parte, los fabricantes no están motivados a iniciar un proceso de precualificación complejo y restrictivo para sus medicamentos y por lo tanto presentan pocos informes. Y por otra parte, cuando presentan un informe, sus productos no suelen cumplir los criterios de calidad exigidos por la OMS, porque para ser competitivos bajan precios a costa de servirse de materias primas menos caras.
La responsabilidad de los compradores en estos dos fenómenos es primordial. Esto es especialmente cierto en el caso de la GDF (Global Drug Facility), principal central de compra de medicamentos antituberculosos para los países pobres. Esta estructura, auspiciada por la OMS, debería dar ejemplo comprando prioritariamente medicamentos precualificados, pero no es así. Y es precisamente esto lo que denunciamos en nuestro comunicado de prensa del 23 de marzo.
Hoy, MSF se encuentra en una situación paradójica: aunque solemos apelar a la reducción de precios de los medicamentos para que estén al alcance de los países pobres, para medicamentos antituberculosos nos preguntamos si el precio no se habrá reducido demasiado en detrimento de la calidad.

¿Que debería hacerse para mejorar la situación?
Para cambiar las cosas y mejorar la calidad de los medicamentos antituberculosos en el mercado, la OMS tiene que ejercer presión sobre los grandes compradores, sobre todo el GDF, para que compre prioritariamente medicamentos precualificados cuando los haya. De esta forma, la precualificación sería una ventaja competitiva y los fabricantes presentarían más informes.
Por supuesto, para que este esfuerzo dé resultados, la OMS debe sensibilizar sobre el problema de la calidad a los programas nacionales que utilizan medicamentos para tratar la tuberculosis y a los donantes que financian las compras para los países pobres. Finalmente, la OMS debe reforzar los recursos humanos y financieros en su programa de precualificación para acelerar el proceso.

¿Qué entendemos por medicamentos de calidad para tratar la tuberculosis?
Para tratar debidamente a nuestros pacientes, necesitamos medicamentos efectivos, adaptados a los diferentes tipos de pacientes: niños, adultos, pacientes que padecen la forma simple de la tuberculosis y los que padecen la forma multirresistente. Estos medicamentos también deben ser de fácil administración, de ahí la importancia de las dosis fijas combinadas que reúnen más moléculas y permiten reducir el número de comprimidos que el enfermo tiene que tomar. Finalmente, como utilizamos mucho estos fármacos en países cálidos, deben poder conservarse en condiciones tropicales, sin perder su eficacia y sin exigir unas condiciones de almacenamiento demasiado complejas.
Para avanzar en todos estos puntos, la investigación y desarrollo se hacen indispensables. Mientras tanto, para los medicamentos ya disponibles, necesitamos estar seguros de que los productos que damos a nuestros pacientes son de buena calidad.

Comentarios